Bo-taoshi, a por ellos a lo bestia

Bo-taoshi se puede traducir como palo abajo y es que en eso consiste el objetivo del juego. Ambos equipos se dividen en 2 grupos: defensores y atacantes. Los primeros deberán rodear un palo de madera de unos (3-5m) que se sitúa perpendicular al suelo, de manera que puedan defenderlo el máximo tiempo posible.

El objetivo de los atacantes es derribar el palo rival, el palo se considerará derribado cuando quede a 30º o menos respecto al suelo.

Para ganar se permite “casi todo”: empujones, patadas, placajes, manotazos…

Vía Jot Down

30 cosas que un treintañero no

  1. Vivir con tu madre.
  2. Hablar sobre las mujeres con las que te has acostado.
  3. Ir depilado.
  4. Llevar gorra.
  5. Pelearse en una discoteca.
  6. Llevar la camiseta de tu equipo de fútbol favorito.
  7. Vestirte a conjunto con tu novia.
  8. Pagar a medias en la primera cita.
  9. Ser un porrero.
  10. Decir “No estoy preparado para una relación”.
  11. Pisarte los vaqueros o llevarlos muy cagaos baggy.
  12. Beber vino barato.
  13. No saber hacerle un buen cunnilingus.
  14. No saber cocinar.
  15. Hacerte selfies en el gimnasio.
  16. Llevar gafas de sol en un bar.
  17. Estar en Tinder.
  18. Poner “estoy en relación con…” en Facebook.
  19. Mear en la taza del wáter o fuera de ésta.
  20. Emborracharte cada fin de semana.
  21. Durar menos de 5 minutos en la cama.
  22. Escribir con faltas de ortografía y ligar con emoticonos.
  23. Disfrazarte de mujer para el Carnaval.
  24. Regalarle un perro a tu novia que quiere tener hijos.
  25. Hacerle de fotógrafo a tu novia ego blogger.
  26. Liarla por la calle.
  27. Follar con calcetines.
  28. Hacerte un tatuaje tribal.
  29. Ir con un skate o un patín.
  30. Ir de víctima.

Vía intersexciones.com

30 cosas que una treintañera no

  1. Pijamas de Mickey Mouse, braguitas de Hello Kitty y neceseres de Mafalda.
  2. Blusas de animalitos.
  3. Dos trenzas o dos coletas.
  4. Actitud de pánfila.
  5. Nail art.
  6. La purpurina.
  7. Tener el poster de Audrey en tu casa.
  8. Estar enganchada a “50 sombras de Grey”.
  9. Faldas cortas.
  10. Gorros con orejitas.
  11. Hablar como una camionera.
  12. Tener funda de móvil de Playboy.
  13. Ser esclava de la moda.
  14. Hacer globos con el chicle.
  15. Apuntarse a los castings de los realities.
  16. Llevar cascos grandes a juego con las zapatillas.
  17. Ir sin sujetador por la vida.
  18. Seguir perfumándote con Nenuco.
  19. Hacerte sexy comiendo un helado…
  20. Ser gótica.
  21. Tener la canción de verano de tono de tu móvil.
  22. Hacer “V” de “Victoria” en las fotos.
  23. Levar chanclas.
  24. Que se te vea el tanga.
  25. Follar en un coche.
  26. Ligar con un barmen para conseguir copas gratis.
  27. Subir al podium para bailar.
  28. Hacer botellón.
  29. Tatuaje tibetano a lo Angelina.
  30. Abrir un ego blog.

Vía Intersexciones.com

Los diez mandamientos del programador humilde

  1. Comprende y acepta que te vas a equivocar. Nadie es infalible… ni siquiera tu.
  2. No eres tu código. Si alguien te dice que algo en tu código está mal, no te lo tomes como un ataque personal que haya que resolver en un duelo al alba.
  3. No importa cuanto sepas de algo, siempre habrá alguien que sepa más. O lo que es lo mismo: a los sabelotodo les terminan tocando la carita, acepta los consejos de los demás.
  4. No reescribas código sin consultar primero.
  5. Trata a la gente que sabe menos que tu con respeto, deferencia y paciencia. A nadie le gustan los perdonavidas y similares.
  6. La única constante en el mundo es que cambia. Es decir: no tengas miedo al cambio. Es más, aprovéchalo.
  7. Las verdaderas posiciones de autoridad parten del conocimiento, no del puesto.
  8. Lucha por lo que crees firmemente, pero acepta la derrota si se produce. Vamos, que no seas un Roncero de la vida y el desarrollo.
  9. No seas el tipo del cuarto oscuro. Siempre es mejor trabajar en espacios abiertos y colaborativos… y con ventanas.
  10. Critica el código, no al programador. Se amable con el desarrollador, no con el código. El reverso del segundo mandamiento.

Vía GenbetaDev

Sevilla Startup Café

Estuvimos en la reunión de Sevilla Startup, el grupo que persigue crear un Ecosistema Startup de Sevilla.

La dinámica de esta reunión fue de estilo BarCamp, o sea, la (des)conferencia fueron echas por los mismos participantes. Quién quiso propuso un tema para hablar y entre todos se votó los mejores.

Salieron dos temas:

  • Segmentación publicitaría y social. El equipo de desarrollo de FreeDeus.com nos contó lo que están preparando en exclusiva antes de su lanzamiento. Más que una charla el formato fue de una conversación con el público que expuso sus objeciones y multitud de dudas sobre el proyecto. El equipo supo explicarse y resolverlas todas. El proyecto es sólido y esperemos que tengan toda la suerte que se merecen. He tenido la oportunidad de probar la aplicación web ya y han hecho un trabajo espectacular. Es mucho mejor que las páginas de servicios parecidos.
  • Estrategias comerciales. Mateo Zamorano nos contó como debe afrontar un buen comercial el difícil arte de vender. Qué funciona y qué no y, en general, cuál es una buena aproximación a un cliente potencial.

Dos temas muy interesantes del que aprendimos mucho.

En medio con cafés de por medio y después con cervezas como intermediarios continuamos la charla con los ponentes y nos conocimos todos un poco mejor. Todo el mundo estuvo bastante participativo, el evento funcionó a la perfección y se sentaron las bases para seguir desarrollándolo y convertirlo en  un ecosistema que genere negocios de verdad.

eComm and Beers Sevilla v.5.0

Estuve por primera vez en el eComm & Beers Sevilla v.5.0 organizado por Work in Company y resultó ser de lo más interesante.

Jose Manuel Boza contó su experiencia en el comercio electrónico después de trabajar mucho tiempo en el comercio tradicional.

Su especialidad es el material audiovisual para profesionales y nos contó con todo lujo detalles como ha sido su paso de uno al otro mundo. En su caso, ha sido más una adaptación a una nueva realidad que empezar un negocio desde cero y eso aportó muchísimas enseñanzas sobre como ha hecho para pasar de un mundo a otro, como gestionar bien los recursos, los costes exactos de cada item necesario, las razones que le han hecho hacer las cosas de esa manera y no de otra, completísimo.

Enganchó al público con su charla y, aunque se hizo tarde, no se hizo largo en absoluto. Incluso lamenté que no pudiera concluir como tenía preparado.

Hay cursos de Comercio Electrónico de pago que no aportan contenidos tan interesantes como este. Una visión alejada de la de los gurús de laboratorio y pegada a la verdadera realidad. Un diez.

Mucha suerte con el proyecto tanto a Boza como al equipo de Work in Company.