Copiar no es robar

1. Precios

En general, quiero que el modo de fijar los precios sea sencillo y transparente. No me importa que haya una ligera diferencia de precio entre películas según su antigüedad.

El alquiler no deber superar 1/3 del precio de la entrada al cine.
El precio de la compra no debe superar el de la entrada al cine.
El coste de la tarifa plana mensual no debe superar el de 3 visitas al cine.
El precio de las series de televisión debe ser 1/3 del de las películas aproximadamente.
Se paga por el contenido, no por la descarga.

2. Idiomas

Puedo conseguir el audio en cualquier idioma que el contenido haya sido producido.
Tras comprar una película, todos los idiomas están disponibles.
Los fans tienen permiso para crear y compartir subtítulos para cualquier contenido legalmente.

3. Comodidad

El contenido que pago está disponible inmediatamente.
El contenido se distribuye sin publicidad o interrupciones con advertencias sobre infracciones.
Puedo buscar películas o series por año, director, idioma, país, género, identificador de IMDB, etc.

4. Surtido y fechas de lanzamiento

La fecha de lanzamiento es global. No hay límites según en el país en el que vivas.
Puedo descargar casi cualquier película que se haya rodado.

5. Derechos

Puedo ver la película en cualquier dispositivo, sin que haya diferencias en su presentación.
Las películas no están vinculadas al proveedor del servicio, y en el caso de compra, deben estar libres de DRM.
Debo poder entender fácilmente mis derechos respecto a las películas que alquile, compre o vea con la tarifa plana.

Vía Chavalina. Diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *