No me gusta descargar música, series o cine

Cualquiera lo diría viendo mis entradas sobre cómo escuchar música gratis (y otra), ¿eh?

Downloading
Foto: Criterion

Pero es así. Y no creo que a la mayoría de gente le guste. Para quien no lo sepa, hay diferentes procesos para descargar contenidos, pero básicamente en casi todos tienes que molestarte bastante:

  • Instalar programas que consumen recursos en tu ordenador.
  • Arriesgarte a que esos programas incluyan algún regalito en forma despyware.
  • Buscar y buscar los archivos que te interesan, teniendo que descartar diferentes versiones, idiomas, calidades no siempre bien indicados.
  • Luego esperar lo suyo, en caso de que, como yo, no tengas una cuenta premium para descargar rápido.
  • Cuando se ha descargado, aún pueden venir las sorpresas, en forma de virus, fakes, calidad inferior a lo esperado, problemas con el sonido.
  • En su caso, hay que buscar los subtítulos o carátulas por otro lado.
  • Una vez descargado algo en una calidad aceptable, siempre da pena borrarlo! al final acabas con el disco duro lleno.

Y seguro que me dejo algo! Lo que viene a ser “buscarse la vida”, aunque también hay herramientas que hacen el proceso más asequible.

En cuanto a lo económico, tampoco es gratis:

  • Hay que tener una buena conexión a internet, es poco frecuente necesitar velocidad alta si no es para descargar contenidos o usar streaming. A mi para trabajar con una de 6mb me basta!
  • Hay que guardar lo descargado en algún sitio, así que compramos (o comprábamos) CDsDVDs en grandes cantidades, discos duros de alta capacidad.
  • Aparte del precio de los propios soportes, se agrega el canon, recientemente declarado ilegal, y no barato precisamente, aunque uses los soportes para guardar contenidos propios.
  • Hay gente que paga un precio anual a páginas como Megaupload oRapidshare para poder descargar en mejores condiciones.
  • Otros usuarios incluso llegan a contratar servicios de VPN (redes privadas virtuales) para poder acceder a servicios de distribución de contenidos en otros países (como Hulu, Netflix…).
  • Estos servicios de distribución de contenidos, también se pagan o bien tienen publicidad.

O sea, que no es que no se quiera pagar. Hay gente dispuesta a ello.

Yo pagaría un precio razonable por no tener que complicarme la vida para ver una película o serie que me apetece. Porque además, es raro el día que pongo la televisión y no me enferma.

El tema está en cuánto es razonable para mí, y cuánto es razonable para el proveedor de este servicio.

Imagino una biblioteca online. Películas, series, música, libros. Como tenerlos en mi estantería pero en la nube. Me ahorro el disco duro y ellos la distribución.

Por streaming y descarga, con opción de descargar para ver los contenidos offline pero sin tener que almacenar en mi disco duro, poder volver a la biblioteca para revisionar lo ya pagado.

Pago por consumo o tarifa plana mensual, con o sin publicidad, a elegir. Flexible para que la mayoría de gente pueda acceder.

Otros lo han comentado ya. El secreto es la combinación de comodidad y precios razonables.

Un servicio así ¿es posible? Quizá es una utopía, algunos dicen que ya hay servicios así, y que los “piratas” no los usamos.

Pero es que no voy a pagar lo mismo que cuesta una película en DVD por descargármela, y más de lo que cuesta en el videoclub de mi calle tampoco.

Ficha de la película "La chaqueta metálica" en pixbox, compra por 9,99€ y alquiler por 3€

Como ejemplo, una peli que quería ver, “La chaqueta metálica” cuesta 9,99€ en pixbox, el videoclub de ElMundo.es (mención especial al “Sin autorización para grabar a DVD”), y se puede comprar por 5,99€ en fnac:

"La chaqueta metálica" se puede comprar en fnac por 5,99€

Quizá no es el mejor ejemplo, porque este DVD físico es relativamente barato, pero es un ejemplo real, y como éste, hay muchos más.

En cuanto al alquiler, 3€ en pixbox por 48h. En Murcia hay videoclubs donde entre1,5€ y 2,5€ puedes llevarte una película una semana.

Distribuidoras, discográficas y editoriales se dedican a perseguir, insultar y cabrear a sus clientes, mientras vemos de lejos como otros servicios se preparan para desembarcar en el mercado español (e hispano), dejando que les adelanten por la derecha.

Luego vendrán los madresmías y los nomeloexplico.

Vía Chavalina. Diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *