36 mentiras históricas que no te habían contado

Standard
  • En casa­blanca, Bogart nunca pro­nun­cia la frase: “Tócala otra vez, Sam”. En reali­dad, la frase exacta es: “Tócala Sam, Toca as time goes by”, y la recita Ingrid Berg­man. Para aca­bar de arrui­nar el mito, el actor que hacía de Sam (Doo­ley Wil­son) sólo can­taba, ya que no sabía tocar el piano. El acom­pa­ña­miento se incor­poró en el estudio.
  • Napo­león no era tan bajito. De hecho, media 1,68 cm., una esta­tura acep­ta­ble para su época, e incluso supe­raba por 4cm al duque de Welling­ton, su gran enemigo.
  • Las tres cara­be­las de Colón sólo fue­ron dos. La pinta y la Niña. Por­que la ter­cera nave que par­ti­cipó en el des­cu­bri­miento de Amé­rica era una nao, otro tipo de barco de mayor tamaño. Se lla­maba María Galante, pero Colón la rebau­tizó Santa María.
  • Las bru­jas de salem no fue­ron que­ma­das en la hoguera. Pero que nadie piense que las indul­ta­ron. En reali­dad fue­ron ahor­ca­das, que era la pena que las comu­ni­da­des pro­tes­tan­tes y cal­vi­nis­tas solían dic­tar para los casos de hechicería.
  • Julio César no nació por cesá­rea. Los his­to­ria­do­res creen que no fue así, por­que su madre murió cuando él ya había cum­plido los 30, en una época en la que las muje­res no solían sobre­vi­vir a esta ope­ra­ción. Lo que sí es cierto es que dicha inter­ven­ción debe su nom­bre a una ley pro­mul­gada por César para que los bebés fue­ran extraí­dos de los vien­tres de sus madres si estas falle­cían a par­tir del sép­timo mes de gestación.
  • Al Capone odiaba los espa­gue­tis. Por exten­sión, odiaba casi todas las varie­da­des de la pasta ita­liana. Lo contó en su bio­gra­fía el actor George Raft, espe­cia­li­zado en pape­les de gángs­ter y a quien Capone (gran admi­ra­dor suyo) invitó una vez a cenar. ¡Y le sor­pren­dió con un menú de comida china!
  • Los empe­ra­do­res roma­nos no levan­ta­ban ni baja­ban el pul­gar para decre­tar la muerte.Mostrar el puño cerrado era señal de cle­men­cia: pero sisa­caba el pul­gar hacia un lado, estaba orde­nando la eje­cu­ción del perdedor.
  • Gali­leo nunca dijo: ”y sin embargo, se mueve”. No existe nin­guna prueba que demues­tre que Gali­leo real­mente mur­mu­rara esa frase al verse obli­gado a abju­rar de sus teo­rías cien­tí­fi­cas en 1633, tras ser juz­gado por la Inqui­si­ción. Actual­mente, los his­to­ria­les creen que se la inventó el escri­tor y edi­tor turi­nés Giu­sepe Baretti en un fan­ta­sioso libro titu­lado Biblio­teca ita­liana (1757)
  • Los reyes magos no eran tres. El Evan­ge­lio según San Mateo sólo men­ciona la visita de unos magos de Oriente, pero no espe­ci­fica su número, y ni siquiera dice que fue­ran reyes.
  • No exis­ten los cemen­te­rios de ele­fan­tes. La apa­ri­ción de un gran número de osa­men­tas de paqui­der­mos en un mismo lugar hizo que en un mítico lugar al que los ele­fan­tes se diri­gían volun­ta­ria­mente para morir. El mis­te­rio lo aclaró el bió­logo Rupert Shel­drake, quien explicó que lo que real­mente ocu­rría es que los ejem­pla­res ancia­nos o enfer­mos de una misma manada se que­da­ban a vivir cerca de los manan­tia­les de agua y morían allí.
  • Mar­lon Brando no rechazó el Oscar que ganó por El Padrino (1972). Pero mandó a reco­gerlo en su lugar a una falsa india (en reali­dad era una mexi­cana dis­fra­zada), quien hizo un ale­gato a favor de los dere­chos de los indígenas.
  • Los pira­tas no ente­rra­ban sus teso­ros. O lo hacían dema­siado bien, por­que nunca ha apa­re­cido nin­guno. Lo nor­mal era que dila­pi­da­ran el botín en sus pilla­jes en las taber­nas, los bur­de­les y las casas de juego de la isla de la Tortuga.
  • Adán y Eva nunca comie­ron una man­zana. Ya sabe­mos que sólo es un mito, pero aún así, en el Géne­sis no se men­ciona de qué fruto se tra­taba; única­mente se lee: “…pero del fruto del Árbol que está en medio del huerto dijo Dios: ‘No come­réis de él’”. El mito de la man­zana pro­ba­ble­mente se deba a los pin­to­res renacentistas.
  • Cata­lina de rusia no murió prac­ti­cando el sexo con un caba­llo. La sobe­rana falle­ció de un infarto, pero la leyenda negra sur­gió a raíz del des­cu­bri­miento de su colec­ción pri­vada de pie­zas eró­ti­cas, en las que no fal­ta­ban esce­nas de zoofilia.
  • Robin Hood no era un ban­dido gene­roso. Tam­poco robaba a los ricos para dár­selo a los pobres. En reali­dad era un nom­bre lla­mado Robert Hood, que se sublevó con­tra el rey Ricardo II (y no con­tra Juan “Sin Tie­rra”) para no pagar impuestos.
  • Arturo nunca fue rey. En reali­dad, fue un gene­ral romano lla­mado Lucio Arto­rius Casto, nom­brado pre­fecto para defen­der Berta de los bárbaros.
  • Marco Polo no intro­dujo la pasta en Europa. Fue­ron los árabes, durante la inva­sión de Sici­lia en el año 669 (600 años antes del naci­miento del famoso via­jero). El his­to­ria­dor musul­mán Al-Idri relató que los árabes ins­ta­la­dos en la isla comían los itri­yah, unos fideos secos.
  • John Ford no era tuerto. EL par­che se lo puso oca­sio­nal­mente en 1934 para poder recu­pe­rarse de la ope­ra­ción de cata­ra­tas. A par­tir de enton­ces, acos­tum­bró a lle­varlo en público como excen­tri­ci­dad, aun­que solía cam­biár­selo de ojo.
  • Cir­cu­lar por la dere­cha no siem­pre ha sido lo nor­mal. De hecho, en el impe­rio romano se cir­cu­laba por la izquierda, una cos­tum­bre que se man­tuvo en toda Europa hasta la Revo­lu­ción Fran­cesa. El nuevo régi­men ins­tauro la norma de hacerlo por la dere­cha, y napo­león la impuso en el resto de Europa, salvo en Ingla­te­rra, Sue­cia y los paí­ses que no pudo conquistar.
  • Bruce Lee no fue el Rey del Kárate. De hecho, jamás prac­tico esa moda­li­dad de las artes mar­cia­les. El suyo era un estilo de lucha dife­rente cono­cido como jun fan gung fu. La ense­ñanza del Jeet Kune Do comienza con una base téc­nica. Esta base téc­nica es lo que Bruce ense­ñaba hace más de 30 años a sus alum­nos, algo a lo que llamó Jun Fan Gung Fu.
  • En la bas­ti­lla no habia pre­sos polí­ti­cos. Para aca­bar con la Revo­lu­ción Fran­cesa, hay que decir que en la mítica pri­sión pari­sina no estaba preso nin­gún disi­dente. No había más que siete cau­ti­vos. Todos aris­tó­cra­tas (entre ellos el mar­qués de Sate), encar­ce­la­dos por los lla­ma­dos
    “deli­tos de nom­bre”: no pagar deu­das, matar a un rival en un duelo…
  • Van Gogh no se corto una oreja. Tan sólo cortó un peda­cito del lóbulo izquierdo.
  • La gui­llo­tina no es un invento fran­cés. Tam­poco su crea­dor fue el doc­tor Ígnace Gui­llo­tin. El revo­lu­cio­na­rio lo único que hizo fue pro­po­nerla como método ofi­cial de eje­cu­ción. Los roma­nos ya cono­cían y usa­ban la gui­llo­tina, y algu­nos his­to­ria­do­res creen que fue inven­tada por el cón­sul Titus Man­lius, quien para­dó­ji­ca­mente, acabo siendo eje­cu­tado con ella.
  • Sher­lock Hol­mes nunca dijo: “Ele­men­tal que­rido Wat­son”. En las nove­las de Conan Doyle, el famoso detec­tive sí pro­nun­cia la pala­bra “ele­men­tal”, pero nunca acom­pa­ñada por la mule­ti­lla. La frase, tal y como la cono­ce­mos, fue escrita para el guión de una pelí­cula pro­ta­go­ni­zada por Basil Rath­bone en 1939.
  • Walt Dis­ney no sabía dibu­jar. Nunca diseño nin­guno de sus famo­sos per­so­na­jes. Durante muchos años se dijo que Mickey Mouse había sido creado por él, pero ahora sabe­mos que fue obra exclu­siva del dibu­jante Ub Wickers quien le dejó a Dis­ney com­par­tir la auto­ría para devol­verle un favor.
  • George Washing­ton no fue el pri­mer pre­si­dente de EE.UU. Al esta­llar la revo­lu­ción ame­ri­cana en 1714, una comi­sión de nota­bles eli­gió a Pey­ton Ran­dolph, de manera pro­vi­sión, para ese cargo. Tras su dimi­sión, ocho per­so­nas actua­ron como pre­si­den­tes en fun­cio­nes hasta 1789, año en que por fin se aprobó la Cons­ti­tu­ción ame­ri­cana y se cele­bra­ron las pri­me­ras elec­cio­nes al cargo, en las que Washing­ton fue final­mente elegido
  • El estran­gu­la­dor de Bos­ton no estran­gu­laba a sus víc­ti­mas. No es cierto que Albert de Salvo estran­gu­laba a sus víc­ti­mas, al menos, no estran­gu­laba a todas. Única­mente ase­sinó de ese modo a la pri­mera; en cam­bio a las otras doce las mato a gol­pes o puñaladas.
  • La gue­rra de los cien años real­mente duró 116. Duró de 1337 a 1453, año en que los reyes de Ingla­te­rra y Fran­cia (los paí­ses en con­flicto) pusie­ron fin a las hostilidades.
  • Los vikin­gos no lle­va­ban cas­cos con cuer­nos. Fue una inven­ción del pin­tor sueco Gus­tav Mal­s­trom en las ilus­tra­cio­nes que realizó en 1820 para el poema épico Frithiof’s Saga. El pro­pó­sito de estos cuer­nos irrea­les era retra­tar a los fero­ces gue­rre­ros del Norte como seres casi demoníacos.
  • La revo­lu­ción de octu­bre fue en noviem­bre. Real­mente (y según el actual calen­da­rio gre­go­riano), comenzó el 7 de Noviem­bre, cuando Lenin se sublevó en Petro­grado con­tra el gobierno de Kerensky. Lo que ocu­rre es que Rusia se regía aún por el lla­mado calen­da­rio Juliano (obso­leto en el resto del mundo occi­den­tal desde el año 1582). Según el cual, la fecha corres­pon­día al 25 de octubre.
  • Her­nan Cor­tes nunca quemo sus naves. Según el relato de Ber­nal Diaz del Cas­ti­llo, el cro­nista que acom­paño a la expe­di­ción durante la con­quista de México, lo que hizo fue emba­rran­car­las y barre­nar­las, para abrir vías de agua. Ade­más, Cor­tes dejo una intacta, para que fuera a Cuba a soli­ci­tar el envió de mas víve­res y tropas.
  • Har­lem Glo­be­trot­ters no eran de Har­lem sino de Chicago. Ciu­dad en la que se fundo el equipo en el año 1926, pero se pusie­ron New Cork Glo­be­trot­ters para pare­cer mas cos­mo­po­li­tas. Final­mente, en 1932 adop­ta­ron Har­lem como deno­mi­na­ción de origen.
  • Bin Laden no fue el pri­mero en ata­car a EEUU en su pro­pio terri­to­rio nacio­nal. El “merito” le corres­ponde a Pan­cho Villa, quien en 1916 cruzo Río Grande y atacó la ciu­dad de Colum­bus, en Nuevo Mexico, donde mató a siete per­so­nas. La inva­sión duró menos de diez horas.
  • El caba­llo blanco de San­tiago, al final, ¡no era tan blanco! en el techo de la cate­dral de Com­pos­tela esta repre­sen­tada la ima­gen del santo a lomos de un ejem­plar de piel cas­taña con man­chas negras.
  • ”Si la mon­taña no va a Mahoma, Mahoma ira a la mon­taña” Este pro­ver­bio no per­te­nece a nin­gún texto sagrado islá­mico. Forma parte de una pará­bola inven­tada por el filó­sofo bri­tá­nico Fran­cis Bacon.
  • Cor­tar cabe­lle­ras no era cos­tum­bre natu­ral de los pie­les rojas. La copia­ron de los fran­ce­ses, que exi­gían a sus mer­ce­na­rios pre­sen­tar el cuero cabe­lludo de cada indio muerto para poder cobrar la recompensa.

Vía Pichicola.com

Pancho Villa atacó Estados Unidos y otras curiosidades de la Historia

Standard
  1. BIN LADEN no fue el pri­mero en ata­car a EEUU en su pro­pio terri­to­rio nacio­nal. El “mérito” le corres­ponde a Pan­cho Villa, quien en 1916 cruzo Río Grande y atacó la ciu­dad de Colum­bus, en Texas, donde mató a siete per­so­nas. La inva­sión duró menos de diez horas.
  2. LAS TRES CARABELAS DE COLON SOLO FUERON DOS. La pinta y la Niña. Por­que la ter­cera nave que par­ti­cipó en el des­cu­bri­miento de Amé­rica era una nao, otro tipo de barco de mayor tamaño. Se lla­maba María Galante, pero Colón la rebau­tizó Santa María.
  3. LAS BRUJAS DE SALEM NO FUERON QUEMADAS EN LA HOGUERA. Pero que nadie piense que las indul­ta­ron. En reali­dad fue­ron ahor­ca­das, que era la pena que las comu­ni­da­des pro­tes­tan­tes y cal­vi­nis­tas solían dic­tar para los casos de hechicería.
  4. NAPOLEON NO ERA TAN BAJITO. De hecho, media 1,68 cm., una esta­tura acep­ta­ble para su época, e incluso supe­raba por 4 cm al duque de Welling­ton, su gran enemigo.
  5. EN CASABLANCA, Bogart nunca pro­nun­cia la frase: Tócala otra vez, Sam. En reali­dad, la frase exacta es: Tócala Sam, Toca As time goes by, y la recita Ingrid Berg­man. Para aca­bar de arrui­nar el mito, el actor que hacía de Sam (Doo­ley Wil­son) solo can­taba, ya que no sabia tocar el piano. El acom­pa­ña­miento se incor­poró en el estudio.
  6. LOS VIKINGOS NO LLEVABAN CASCOS CON CUERNOS. Fue una inven­ción del pin­tor sueco Gus­tav Mal­s­trom en las ilus­tra­cio­nes que realizó en 1820 para el poema épico Frithiof‘s Saga. El pro­pó­sito de estos cuer­nos irrea­les era retra­tar a los fero­ces gue­rre­ros del Norte como seres casi demoníacos.
  7. LA GUERRA DE LOS CIEN AÑOS, real­mente duró 116, de 1337 a 1453, año en que los reyes de Ingla­te­rra y Fran­cia (los paí­ses en con­flicto) pusie­ron fin a las hostilidades.
  8. EL ESTRANGULADOR DE BOSTON, Albert de Salvo, no estran­gu­laba a sus vic­ti­mas. Al menos, no a todas. Única­mente ase­sino de ese modo a la pri­mera; en cam­bio a las otras doce las mato a gol­pes o puñaladas.
  9. GEORGE WASHINGTON no fue el pri­mer pre­si­dente de EE.UU. Al esta­llar la revo­lu­ción ame­ri­cana en 1714, una comi­sión de nota­bles eli­gió a Pey­ton Ran­dolph, de manera pro­vi­sión, para ese cargo. Tras su dimi­sión, ocho per­so­nas actua­ron como pre­si­den­tes en fun­cio­nes hasta 1789, año en que por fin se aprobó la Cons­ti­tu­ción ame­ri­cana y se cele­bra­ron las pri­me­ras elec­cio­nes al cargo, en las que Washing­ton fue final­mente elegido.
  10. WALT DISNEY NO SABÍA DIBUJAR y nunca diseñó nin­guno de sus famo­sos per­so­na­jes. Durante muchos años se dijo que Mickey Mouse había sido creado por el, pero ahora sabe­mos que fue obra exclu­siva del dibu­jante Ub Wickers quien le dejo a Dis­ney com­par­tir la auto­ría para devol­verle un favor.

Vía Punto Bai­res Blog

Frases que nunca se dijeron

Standard

shirt-lol

  • El fin jus­ti­fica los medios” de Maquiavelo
  • ¡Con la igle­sia hemos topado!” de Don Quijote
  • El estado soy yo” de Luis XIV
  • Ele­men­tal, que­rido Wat­son” de Sher­lock Holmes
  • Se puede enga­ñar a todo el mundo alguna vez y a alguna per­sona todo el tiempo, pero no se puede enga­ñar a todo el mundo todo el tiempo” de Abraham Lincoln
  • No estoy de acuerdo con lo que decís, pero defen­deré hasta la muerte vues­tro dere­cho a decirlo” de Voltaire

Vía His­to­rias con Historia

Los íberos

Standard

mapa_pueblos

En el año 29 ad.C un geó­grafo e his­to­ria­dor Griego lla­mado Estra­bón escri­bió una obra lla­mada Geo­grap­hiká (Geo­gra­fía) y en ella, a tra­vés de varios libros que han lle­gado hasta nues­tros días, hace una deta­llada des­crip­ción de los luga­res y pue­blos de lo que era enton­ces el “mundo cono­cido”.
Estra­bón. (63–19 ad.C)

Entre estos escri­tos se encuen­tra uno con el título de “Ibe­ria” y en él se des­cribe tanto la geo­gra­fía, como a los habi­tan­tes de aque­lla inhós­pita y casi des­co­no­cida penín­sula antes de la lle­gada de los roma­nos. Sor­prende un poco des­cu­brir como se vivía por aquí hace casi 3.000 años y sólo aña­di­ría, que de lo escrito por Estra­bón… “cual­quier pare­cido con la actua­li­dad es pura coin­ci­den­cia”. Son­riente
Europa según Estrabón.

Según cuenta el sabio Griego los Íberos eran de mediana esta­tura, more­nos y enju­tos; muy caba­lle­ro­sos, lea­les, de carác­ter indo­ma­ble y muy bue­nos gue­rre­ros aun­que tam­bién eran “indo­len­tes, pere­zo­sos y odia­ban todo lo extran­jero”. !Vaya… Ya empe­za­mos¡ Con lo bien que había comenzado. :-)

A los gue­rre­ros los des­cribe así:

… Los Íberos son muy gue­rre­ros, son Petas­tas (sol­da­dos de a pie) usan la jaba­lina, la honda, y el puñal. La infan­te­ría lucha junto a la caba­lle­ría. Dos gue­rre­ros mon­tan un mismo caba­llo, uno se baja y com­bate a pie. Los caba­llos saben ponerse de rodi­llas cuando se les ordena…“
Gue­rrero Íbero con una Falcata .

De las muje­res dice:

… Las muje­res tra­ba­jan la tie­rra y paren en el mismo campo, bajo un árbol y luego siguen tra­ba­jando…” ; “… El esposo es el que dota a la mujer y son la hijas quie­nes here­dan y eli­gen las espo­sas para sus her­ma­nos…” Y añade: “… tales cos­tum­bres apun­tan a una gine­co­cra­cia que no puede lla­marse civilizada…”

Sobre su ves­ti­menta des­cribe: “…Algu­nas muje­res se ponen sobre la cabeza una vari­lla de un pie de altura, alre­de­dor de la cual entre­la­zan los cabe­llos y luego los cubren con su velo negro…” ¿Des­cribe una pei­neta?.
La Dama de Elche. La más cono­cida repre­sen­ta­ción del arte Íbero.

Más cosas que cuenta Estra­bón sobre los Íberos:

… Arro­jan desde lo alto de las rocas a los con­de­na­dos a muerte, lapi­dan a los parri­ci­das y expo­nen a los enfer­mos en los cami­nos , para que pue­dan reci­bir los con­se­jos de los via­je­ros que hayan tenido la misma enfer­me­dad…” ¿El prin­ci­pio de la Segu­ri­dad Social?

Tam­bién cuenta que casi todos los pue­blos de Ibe­ria se sir­ven de la escri­tura “… la cual no es uni­forme, por­que no hablan los habi­tan­tes las mis­mas len­guas” y tam­bién es corriente el uso de mone­das.
Moneda Íbera.

Hasta ahora estos eran algu­nos ras­gos comu­nes de todos los Íberos, pero tam­bién des­cribe par­ti­cu­la­ri­da­des de algu­nos pue­blos en concreto.

… Los más cul­tos de los Íberos son los Tur­te­da­nos (Tar­te­sios) ” “…Los Tur­te­da­nos tie­nen muchos ríos sala­dos (maris­mas del Gua­dal­qui­vir) por lo que han desa­rro­llado la indus­tria del sala­zón”. “… En la Tur­te­da­nia no hay ani­ma­les dañi­nos a excep­ción de las lie­bres que es una plaga que afecta a toda la penín­sula.“
Dis­tri­bu­ción de los pue­blos en la penín­sula prerromana.

… De los pue­blos de la Lusi­ta­nia, el de más al sur es el de los Ore­ta­nos, más arriba los Car­pe­ta­nos, más al norte los Veto­nes y los Vac­ceos y, final­mente, los Galai­cos; estos últi­mos muy valientes…”

…Los Galai­cos están junto a los Astu­res y luego viene la zona mon­ta­ñosa, situada entre el Tajo y el mar que la ocu­pan unos 30 pue­blos que hasta la lle­gada de los Roma­nos se dedi­ca­ban al ban­di­daje y a las luchas con­ti­nuas entre ellos y sus veci­nos.“
Escri­tura Íbera.

… Los mon­ta­ñe­ses Cán­ta­bros son sobrios. No beben más que agua y duer­men en el suelo. Lle­van los cabe­llos lar­gos, pero cuando com­ba­ten se los reco­gen con una banda… Se ali­men­tan dos ter­cios del año con bello­tas y cuando tie­nen vino –pocas veces– se lo beben rápi­da­mente en fes­ti­nes familiares.”

Res­pecto a los Íberos de las Balea­res, dice: “Los mora­do­res son de carác­ter pací­fico… Antes iban a la gue­rra sin cin­tu­rón (?) y con los bra­zos pro­te­gi­dos por una piel de cabra, arma­dos con una jaba­lina… Son dies­tros en el mane­jos de la Honda de las que usan tres de dife­ren­tes tama­ños, que se ponen en la cabeza, y las uti­li­zan para larga , media o corta dis­tan­cia, según su tamaño. Desde niños se acos­tum­bran a mane­jar­las y es cos­tum­bre que los padres nie­guen el pan a sus hijos hasta que no den por lo menos una vez en el blanco elegido.…”

Habría que acla­rar que aun­que Estra­bón hizo nume­ro­sos via­jes, nunca pisó la penín­sula y que todo lo basa en rela­tos ante­rio­res a él. Aún así, no deja de ser una fuente his­tó­rica de pri­mer orden.

His­to­rias con Historia