El mercado del disco se muere

 

Cuando se compra unos zapatos, un coche o un cuadro se entiende que si lo ha pagado con dinero legal es de uno y puede disfrutarlo, regalarlo, romperlo o cuidarlo a su antojo.

Cuando se compra un cd de música o una película en dvd, por lo visto y según la industria, se entiende que no. Que esos derechos están recortados. Sólo puedes escucharlo, hacerte una copia privada y poco más. No puedes regalarlo, ponerlo en una fiesta o compartirlo en una red peer-to-peer.

Sin embargo, robarle un bolso a una señora sí es lo mismo que bajarse una canción aunque en el primer caso la señora se queda sin el bolso y en el segundo nada físico se pierde.

El mundo del arte está cambiando como en su día cambió el del agua con las tuberias y el del transporte con los motores. El derecho de autor se instauró como una compensación mecénica que hoy ya no tiene sentido con la globnalización de los productos.

El mudno del disco (como formato) se muere y ya no hay quien lo salve. Quién en la industria lo entienda antes se colocará con ventaja hacia el futuro.

¿Y cúal es el futuro? Como siempre es inprevisible pero parece que está en el aumento de la música en directo, la venta por Internet y la fragmentación aún más acusda del mercado. Los conciertos se han multiplicado por tres en los últimos años, la venta por Internet ha crecido un 226% en nueve meses y la venta de discos cae entre un 30 y un 50%.

La industria mientras tanto hace cosas raras como invadir el ordenador de sus clientes y poner demandas por bajar de Internet que es legal.

A %d blogueros les gusta esto: