Las feas

«Las mujeres guapas no se preocupan tanto por esto de la ‘igualdad de género’ como las feas. Porque una mujer guapa siempre podrá valerse de su físico para conseguir lo que quiera. Una mujer fea, en cambio, no se plantearía nunca ser portada de Interviu, ni azafata de congresos, ni modelo, ni puta, ni go-gó en una discoteca (los hombres tampoco podríamos nunca optar a nada de esto). Por eso las mujeres feas luchan por equipararse a los hombres: no tienen las opciones de las guapas. Y a los hombres nos gusta la belleza. TODOS preferimos lo bello a lo feo (y quien diga lo contrario, miente). Nos excitan las mujeres bellas y por ellas seríamos capaces de hacer auténticas locuras que jamás haríamos por las feas. Vivimos en un mundo dominado por ellas, por las guapas, y el resto, sin saberlo, tenderemos siempre a comportarnos como auténticos Nazis en busca de la selección racial perfecta, de las facciones perfectas, de los pechos perfectos y de las curvas perfectas que nos hagan sentir ‘plenos’ (en el sentido artístico de la palabra) y, ya de paso, poder crear descendencia a su misma imagen y semejanza»

Vía Ni libre ni ocupado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: