Stop al teléfono

stop

La invención del teléfono fue un gran paso para la humanidad. No dio la posibilidad de acercar a las personas que tenemos lejos de una forma inimaginable antes.
Ahora cualquier persona por muy lejos que esté puede hablar con nosotros en cualquier momento. También el abaratamiento de las tarifas ha permitido que se popularice aún más.
Pero ahora está surgiendo un problema con el que no contábamos. La gente está tan cerca de nosotros a través del teléfono que está demasiado cerca. Es el método de comunicación artificial más intrusivo que hay.

El hecho de que emita una señal acústica potente cuando alguien nos llama hace que sea imposible ignorarlo y cualquiera deja de hacer lo que está haciendo para atender al teléfono. Cualquier otro método (el correo electrónico, las redes sociales, los telegramas, las cartas,…) pueden ser atendidos cuando nos venga mejor. Todos menos el teléfono.
El especialmente sangrante el uso del teléfono en el trabajo porque normalmente estaremos haciendo algo productivo e importante que sistemáticamente dejamos para atender algo que es menos importante, por norma general.

Quiero pensar que eso pasa porque todavía no sabemos usarlo bien y que, más pronto que tarde, seremos capaces de darle al teléfono el lugar que debe tener y usarlo de una forma mejor.

Vía Martin Varsavsky

2 respuestas a “Stop al teléfono”

  1. ana dice:

    yo quiero que apresca la pregunta que yo quiero ok

  2. Mpc dice:

    ¿Y cuál quieres tú criatura?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: