Las leyes fundamentales de la estupidez humana

La Primera Ley Fundamental: Siempre e inevitablemente cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo.

La Segunda Ley Fundamental: La probabilidad de que una persona determinada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de la misma persona.

La Tercera Ley Fundamental: Una persona estúpida es una persona que causa daño a otra o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio.

La Cuarta Ley Fundamental: Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas. Los no estúpidos, en especial, olvidan constantemente que en cualquier momento y lugar, y en cualquier circunstancia tratar y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error.

La Quinta Ley Fundamental: La persona estúpida es el tipo de persona más peligroso que existe. El estúpido es más peligroso que el malvado.

Categorías fundamentales de personas

Todos los seres humanos están incluidos en una de estas cuatro categorías fundamentales: los incautos, los inteligentes, los malvados y los estúpidos.

Los Incautos: Podemos recordar ocasiones en que un individuo realizó una acción (es decisivo que sea él quién la inicie), cuyo resultado fue una pérdida para él y una ganancia para nosotros: habíamos entrado en contacto con un incauto.

Los Inteligentes: Igualmente nos vienen a la memoria ocasiones en que un individuo realizó una acción de la que ambas partes obtuvimos provecho: se trataba de una persona inteligente. Una persona inteligente puede alguna vez comportarse como una incauta, como puede también alguna vez adoptar una actitud malvada. Pero, puesto que la persona en cuestión es fundamentalmente inteligente, la mayor parte de sus acciones tendrán la característica de la inteligencia. En determinadas circunstancias una persona actúa inteligentemente, y en otras circunstancias esta misma persona puede comportarse como una incauta. La única excepción importante a la regla la representan las personas estúpidas que, normalmente, muestran la máxima tendencia a una total coherencia en cualquier campo de actuación.

Los Malvados: Todos nosotros recordamos ocasiones en que, desgraciadamente, estuvimos relacionados con un individuo que consiguió una ganancia causándonos perjuicio a nosotros: nos encontramos frente a un malvado. Existen diversos tipos de malvados; el malvado perfecto es aquél que con sus acciones causa a otro pérdidas equivalentes a sus ganancias. Otro tipo de malvados son aquellos que obtienen para sí ganancias mayores que las pérdidas que ocasionan en los demás, esos son deshonestos y con un grado elevado de inteligencia, pero la mayoría de los malvados son individuos cuyas acciones les proporcionan beneficios inferiores a las pérdidas ocasionadas a los demás. Este individuo se situará muy cerca del límite de la estupidez pura.

Los Estúpidos: Nuestra vida está salpicada de ocasiones en que sufrimos pérdidas de dinero, tiempo, energía, apetito, tranquilidad y buen humor por culpa de las dudosas acciones de alguna absurda criatura a la que, en los momentos más impensables e inconvenientes, se le ocurre causarnos daños, frustraciones y dificultades, sin que ella vaya a ganar absolutamente nada con sus acciones. Nadie sabe, entiende o puede explicar por qué esta absurda criatura hace lo que hace. En realidad no existe explicación -o mejor dicho- solo hay una explicación: la persona en cuestión es estúpida. La mayoría de las personas estúpidas son fundamentalmente y firmemente estúpidas, en otras palabras, insisten con perseverancia en causar daños o pérdidas a otras personas sin obtener ninguna ganancia para sí, sea esto positivo o negativo. Pero aún hay más. Existen personas que con sus inverosímiles acciones, no solo causan daños a otras personas, sino también a sí mismos. Estas personas pertenecen al género de los superestúpidos.

Vía Genis Roca

Insistimos: Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet

Nos sumamos a los blogs que republican hoy el manifiesto conjunto del pasado mes de diciembre ante lo extremadamente grave que nos parecía y nos parece esto, y animamos a todo el mundo a hacer lo mismo:

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley laneutralidad de la Red, en España ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas.No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Se ha publicado en multitud de sitios web. Si estás de acuerdo y quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

También está disponible en inglésfrancésportugués brasileirosuecocatalángallegoasturianoaragonéseuskera.

Vía Microsiervos

El yo ideal

El yo ideal, según un panel de expertos reunidos por el I Congreso de Mentes Brillantes celebrado en Málaga tiene estas características:

  • Vive «a la velocidad justa»
  • Hace ejercicio
  • Es tolerante
  • No tiene miedo al fracaso
  • Habla inglés de forma fluida
  • Gestiona sus emociones
  • Se preocupa por el medio ambiente
  • Contribuye a conseguir la paz

Vía elmundo.es

Decálogo para ser feliz

  1. La felicidad no es un estado, es una actitud ante la vida.
  2. Hay que proponerse ser felices.
  3. Creer en nosotros mismos.
  4. Aceptar las cosas tal y como nos vienen. Somos humanos y, por lo tanto, cometemos errores.
  5. Ver los problemas desde la distancia. Anteponer los pensamientos a los sentimientos.
  6. Desear lo que tenemos y disfrutar de ello.
  7. Hacer lo que nos gusta. Buscar actividades que nos diviertan y nos permitan disfrutar del tiempo libre.
  8. Adoptar una actitud optimista ante la vida.
  9. Cultivar el sentido del humor. Es fundamental saber reírse de uno mismo.
  10. Apoyarse en la familia. Hacer cosas por los que están a nuestro lado.

Vía elmundo.es

Gracias

Llevo meses intentando escribir un artículo sobre la amistad y siempre me detiene el miedo de no estar a la altura. De que mis palabras no logren merecerse a mis amigos. Las loas a la amistad son un lugar común demasiado común: todo el mundo se calienta la boca hablando de ello (yo también lo he hecho). “Lo más importante en la vida son los amigos”, gorjean alegremente los concursantes más descerebrados de los reality shows o las contertulias más malvadas de la telebasura. Amigos y amistad son hermosas palabras que el uso y el abuso han desgastado.
Lo de la amistad es como el amor. Todo el mundo cree saber de ello, todos nos consideramos grandes conocedores del asunto, expertos en los sentimientos y en la pasión, cuando, en realidad, son dos materias complejas e infinitas, profundos rincones del ser que uno sólo empieza a entender cuando madura. De jóvenes, de muy jóvenes, amigos y amores te llegan fácilmente, son una lluvia cálida y revuelta, confusa, ligera, amontonada. De joven, de muy joven, en realidad no escoges, aunque lo creas. Te haces amigo y te enamoras de lo primero que pasa. Porque necesitas querer. Somos así, y esa necesidad es conmovedora.

Y luego vas viviendo y te vas haciendo. Con suerte, y con esfuerzo, es posible que empieces a conocerte un poco. Y también vas encontrando a tu gente, a esas personas que se convertirán en tu mundo, en tu territorio. La única patria que reconozco son mis amigos. Es una patria exigente. La amistad requiere atención, entrega, riego constante. Hay que invertir muchas horas en cultivarla. Ahora que soy mayor, sé con toda certidumbre que es el mejor destino que puedes dar a tu tiempo. Es una de las cosas que he aprendido.

Digan lo que digan los animosos partidarios del optimismo vital, envejecer es algo bastante desagradable. Envejecer es perder; pierdes a la gente querida que se muere; pierdes capacidades físicas y, sobre todo, pierdes futuro: con lo hermosa que es la vida, cada vez se te queda más chica por delante. Pero con los años también ganas un par de cosas muy valiosas: sin duda experiencia, y si te lo trabajas, sabiduría, que es la suma del conocimiento intelectual y de la madurez emocional. Pero, sobre todo, ganas ese pasado común con los amigos. Crecer con los amigos, envejecer con ellos, ir trenzando a la espalda, con esos testigos de tu vida, años y años de una biografía compartida, es algo absolutamente maravilloso. Con los años, con los muchos años (yo tengo amigos activos desde hace tres décadas), las amistades se profundizan y agigantan. Alcanzan un nivel de emoción y de veracidad indescriptible.

Porque, con los años, las amistades se prueban de verdad. El tiempo puede herir; hay momentos en los que el tiempo se vuelve salvaje, y muerde y desgarra como una bestia furiosa. Y en esos tránsitos penosos de tu vida, en la angustia, en los problemas, en la desolación y la incertidumbre, los verdaderos amigos acuden a tu rescate. Con tal generosidad, con tal facilidad afectuosa, que realizan auténticas proezas como si en realidad no les costara nada (la última proeza sobrehumana que han hecho mis amigos por mí ha sido ayudarme en un traslado de domicilio y montarme la casa, prácticamente ellos solos, en cinco días). Los amigos te salvan literalmente la vida y lo hacen sin esperar nada, sin alardear de nada, por el puro placer de dar. Modestamente grandiosos.

A veces he jugado a imaginar cuáles serían mis últimos pensamientos antes de morir. Cómo sería el balance de mi existencia. Durante muchos años he supuesto que esas memorias ardientes y finales estarían compuestas por recuerdos de mis amores más apasionados, de la infancia y la familia, quizá de algunos momentos de mi escritura. Pero ahora sé que en ese recuento final brillarán como islas de luz algunos momentos mágicos con mis amigos. Esos regalos de cariño que me han dado, tan inmensos que siento que es imposible merecerlos. Eso también es la verdadera amistad: la sensación de estar felizmente en deuda con los otros. Por todo eso que ya hemos vivido, y por todo lo que todavía viviremos, gracias. Muchas gracias.

Vía elpaís.com

95 prendas que toda mujer debe tener en su armario

3 sujetadores color piel completamente lisos sin motivos ni encajes.
2 sujetadores negros completamente lisos sin motivos ni encajes.
1 sujetador divertido o más para cuando salgas con tus amigas.
1 sujetador deportivo.
3 bragas piel lisas.
3 bragas negras lisas.
1 camisola de seda.
1 vestidito liso de seda.
1 perfecta camisa blanca manga larga.
1 perfecta camisa blanca manga corta.
1 perfecta camisa blanca con un detalle diferente (cuello tipo lazo, pecho plizado, etc.)
1 camiseta negra: para cuando el resto del look es demasiado colorido.
1 camiseta gris: sin el gris estaríamos perdidas.
1 camiseta color claro: tu escoges si la quieres blanca, piel, marfil, hueso, etc.
3 camisetas de colores: que vayan bien con tu complexión.
1 camiseta de rayas navales.
1 camiseta del concierto de alguna banda.
1 crop top.
1 camiseta estampada y divertida.
1 pantalón de vestir oscuro.
1 pantalón de vestir claro.
1 pantalón de vestir de pierna ancha.
1 pantalón de tela casual que puede ser khaki, verde militar, o algún color menos tradicional.
1 par de jeans desgastados.
1 par de jeans azul marino.
1 par de jeans de pierna ancha.
2 faldas tipo lápiz color negro hasta las rodillas.
1 falda tipo lápiz en color camel.
1 falda tipo lápiz de cualquier color que te guste (gris o azul marino son también muy versátiles).
1 falda amplia y divertida.
1 pequeño vestido negro.
1 vestido corte A.
1 vestido muy femenino y casual que te puedas poner para el diario y combinar con tu cazadora de cuero, un cardi o un blazer en otoño, o solito en verano.
1 vestido casual de algún color que te guste que se pueda ver muy elegante con los accesorios adecuados.
3 sueteres tipo cardi de tono neutral: particularmente útiles en tonos piel, negro, gris y azul marino.
1 sueter de cachemira.
1 sueter tejido negro: por todas sus posibilidades.
1 sueter cuello tortuga.
1 sueter de capucha y cremallera asegúrate de que te quede ajustado.
1 Trench.
1 cazadora de cuero.
1 Blazer: negro, azul o camel.
2 abrigos.
3 bikinis.
1 traje de baño de una pieza es elegante y jamás te dejará mal.
1 sarong.
2 pares de havaianas.
1 clutch.
3 carteras casuales.
1 cartera inversión.
1 par de botas hasta la rodilla harán tu invierno muchísimo más sencillo y feliz.
3 pares de zapatillas tipo bailarina.
1 par de zapatos Converse.
1 par de botines negros.
2 zapatos de tacón tipo stiletto en tono negro y tono piel.
3 pañuelos de seda Hermes.
3 bufandas en invierno son esenciales.
Un buen reloj.
Pulseras.
Gafas de aviador.
Rojo Chanel.
1 par de buenos guantes.
Cinturones.
Medias opacas.
Collar de perlas.
Tu perfume sello.

Vía Golden Acapulco

10 estrategias de manipulación mediática

  • La estrategia de la distracción.
  • Crear problemas, después ofrecer soluciones.
  • La estrategia de la gradualidad.
  • La estrategia de diferir.
  • Dirigirse al público como criaturas de poca edad.
  • Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión.
  • Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.
  • Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.
  • Reforzar la autoculpabilidad.
  • Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.

Vía Pijamasurf

¿Puedo hacer esa fotografía?

Para los fotógrafos aficionados, a veces nos surgen dudas sobre si es legal hacer tal o cual foto. En este texto se te explica con mucha claridad si puedes hacer fotos a aviones, aeropuertos, agentes de la autoridad, en centros comerciales, lugares públicos…

1.- ¿Pueden las fuerzas del orden hacernos borrar las imágenes de nuestra tarjeta de memoria o velar el carrete?

NO. Bajo ningún concepto. El único que puede ordenar la destrucción de la propiedad decomisada es un juez. Y para eso antes tiene que ser decomisada y por tanto constar en un informe y existir una denuncia.
La tarjeta de memoria es propiedad privada así como lo es un carrete. El contenido de la tarjeta de memoria y las fotos de un carrete, además de ser de propiedad privada, están sujetas a la ley de propiedad intelectual.
¿Que hacer si nos pasa? Recordadle al agente que el contenido de la tarjeta o del carrete es de propiedad privada. Ordenar la destrucción de propiedad privada es ilegal. Solo se pueden destruir los bienes decomisados y siempre por orden de un juez tras ser demostrado el delito penal y demostrada la peligrosidad o posible mal uso del bien decomisado. Esa función corresponde exclusivamente a un juez excepto en el caso de armas y explosivos. Eso quiere decir que el borrado de la tarjeta podría ser denunciable por el artículo 508 del código penal, “La autoridad o funcionario público que se arrogare atribuciones judiciales o impidiera ejecutar una resolución dictada por la autoridad judicial competente, será castigado con las penas de prisión de seis meses a un año, multa de tres a ocho meses y suspensión de empleo o cargo público por tiempo de uno a tres años.”
Acto seguido, dadle vuestros datos, pedidle que os denuncie y que en caso de ser oportuno os detenga, ya que la “resistencia a la autoridad” es lo único que puede alegar y así tampoco podrá (y si lo hace será detención ilegal… ya que no hay delito).
Eso sí… en caso de que no veáis otra salida más que el borrado, dadles la cámara y que ellos pulsen el botón de borrado, porque de lo contrario, podrían decir que lo borrásteis voluntariamente y así cometen el delito contra la propiedad intelectual. Y siempre con testigos, porque un agente de la autoridad tiene presunción de veracidad, es decir, si es su palabra contra la tuya, él gana.

2.- Si estoy fuera del aeropuerto y hago fotos al interior… ¿es legal?
Si es legal. Cualquier prohibición de realizar fotografías en un recinto no es aplicable fuera del recinto, apuntes a donde apuntes la cámara. Si estoy fuera del aeropuerto, puedo hacer fotos a cualquier cosa que se vea desde fuera. Como ejemplo, los guardias civiles*(1) que vigilan el congreso de los diputados. Os invito a cualquiera que sea de madrid a ir y preguntarles.

3.- ¿Es legal hacer fotos a un guardia civil u otra fuerza de seguridad o a alguno de sus vehículos?
Si. Eso no quita que por cortesía, se les debería informar (no pedir permiso, informar). En el caso que estén en acto de servicio en un lugar público, sí que es lícito fotografiarles puesto que son personas en lugar público ejerciendo un cargo público y se aplica la ley 1/1982 artículo 8a.

4.- ¿Puede venir alguien que no se identifique o se identifique como una fuerza de seguridad no española e impedirme hacer fotografías?
NO. Según la ley 2/1986 solamente Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dependientes del Gobierno de la nación, los Cuerpos de Policía dependientes de las Comunidades Autónomas y los Cuerpos de Policía dependientes de las Corporaciones Locales son fuerzas de seguridad y tienen potestad para hacer cumplir la ley.
Los miembros de los cuerpos de seguridad extranjeros en España no pueden aplicar ninguna ley española si no van acompañados de un agente de la autoridad de una de las fuerzas recogidas en la ley 2/1986, y además solo pueden realizar detenciones civilessegún lo estipulado en el artículo 490 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, es decir, sonciudadanos normales.
Si os intentan impedir lo que sea y estáis fuera del recinto del aeropuerto, llamad a la policía nacional, local o a los mossos, ya que es su jurisdicción.

5.- ¿Es legal hacer fotos dentro de un aeropuerto?
En contra de la creencia popular que es que no, el caso es que en un lugar público, es legal hacer fotografías puesto que ninguna ley lo impide.
Lo que sí es cierto que muchos organismos hacen, es que es necesario un permiso e incluso pagar una tasa por hacer fotografías en el interior, alegando las molestias, pero eso solo es legal si montas un trípode. Eso por ejemplo lo hace AENA que te cobra 3000 euros diarios por hacer una sesión de fotos en el interior de un avión, o el ayuntamiento de Barcelona que te cobra 359 euros por hacer fotografías en la vía pública si necesitas montar un trípode o luces (en realidad solo lo aplican a publicidad, por suerte). Pero si uno va con la cámara en la mano, en una dependencia pública, puede hacer lo que se le antoje. Curiosidad: las tasas por grabar o hacer fotos en NY son CERO.

6.- ¿Puede alguien ponerme la mano delante del objetivo de mi cámara?
NO. Ni siquiera un agente de las fuerzas del orden a menos que me esté deteniendo. Y si te tocan la cámara, es una AGRESIÓN y es denunciable.

7.- ¿Puede un vigilante, guardia de seguridad, etc impedirme hacer fotografías en un lugar público?
NO. En ningún caso.

8.- ¿Puede un vigilante, guardia de seguridad, etc impedirme hacer fotografías en un recinto privado, por ejemplo, un centro comercial?
Tema interesante… un centro comercial es un recinto privado que pertenece a una empresa, pero… mientras está abierto al público y no se requiere de identificación para entrar, tiene la condición de recinto público, así que se aplica el punto anterior.

9.- ¿Entonces, si me dicen que un aeropuerto es de AENA y por tanto un recinto privado y por eso no puedo hacer fotos?
Desde el punto de vista de la propiedad del mismo, puede ser de titularidad privada, pero en las zonas donde no se requiere identificación para entrar, es un recinto público y se aplican las normas como tal. Sí, es así… es decir, podría entrar al Corte Inglés y hacer fotos a todo, porque mientras esté en horario de atención al público y no use un trípode, puedo hacer lo que me de la gana con la cámara.

10.- Entonces, ¿puedo ir por un aeropuerto impunemente haciendo fotos a todo?
NO. No por todo el aeropuerto. Las zonas con acceso restringido NO tienen carácter de espacio público y por tanto, la entidad o empresa propietaria es la que autoriza a hacer fotografías. Eso por ejemplo, afecta a las pistas, que son de acceso restringido. Tampoco se aplica a las zonas en las que debes llevar un título de transporte o billete. Por ejemplo, podemos hacer fotos en el vestíbulo del metro, pero requerimos de autorización una vez pasadas las taquillas. También se requiere autorización, por ejemplo, en el interior del avión o en la puerta de embarque porque no se consideran zonas públicas sino de acceso restringido, aunque ahí la normativa no se suele aplicar.

11.- ¿Puede un vigilante, guardia de seguridad, agente de la autoridad, etc impedirme hacer fotografías desde un lugar público hacia un recinto privado?
NO. Bajo ningún concepto. Sin excepción.

12.- ¿Puede un agente de las fuerzas del orden echarme de un lugar público por estar haciendo fotos?
No. Al menos, no por hacer fotos. Lo que sí puede hacer un agente es aplicar el artículo 19 de la ley 1/1992, que dice “Los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad podrán limitar o restringir, por el tiempo imprescindible, la circulación o permanencia en vías o lugares públicos en supuestos de alteración del orden, la seguridad ciudadana o la pacífica convivencia, cuando fuere necesario para su restablecimiento.”
Es decir, podrían alegar, por ejemplo, que por razones de “vuestra propia seguridad” debéis abandonar la zona, pero para eso deberían exponeros la razón. Y por cierto, según la ley 1/1992 sobre seguridad ciudadana, a no ser que haya un derrumbe o una pelea o una proximidad peligrosa a una carretera, no pueden echaros.

13.- ¿Y si me dicen que un edificio o avión es una marca registrada o tiene copyright?
En España un edificio o monumento no puede tener copyright. Lo intentó el PP pero no prosperó, porque entonces grabar un travelling por una calle de madrid o barcelona costaría un ojo de la cara en derechos de imagen.
En el caso de un avión, un objeto que tiene una propiedad industrial que está en un espacio público, no tiene ningún tipo de restricción.
En el caso de una marca registrada situada en un espacio público, no existen restricciones.
En el caso de propiedad intelectual, por ejemplo, fotografiar una fotografía de otro, cabe destacar que en ningún caso la toma está prohibida… sí su publicación sin autorización expresa. Pero igualmente no te pueden impedir que hagas la foto.

14.- ¿Puedo realizar fotografías desde el aire en las cercanías de un aeropuerto?
No sin autorización del organismo competente (la DGAC o AENA).

15.- ¿Y si uso una pértiga o un helicóptero RC?
Lo mismo, cualquier objeto que se eleve por encima de la valla del aeropuerto requiere autorización de la DGAC o AENA.

16.- ¿Es un aeropuerto una zona considerada como de seguridad nacional y por tanto no fotografiable?
NO. NO Y NO. No existe en España ninguna ley que prohiba a un ciudadano hacer fotografías desde cualquier lugar público. Incluso podemos hacer fotos de una comisaría o base militar sin restricción ninguna, ya que lo que sea “secreto” o “sensible” no estará ni a la vista del público ni en una zona de acceso público.
Eso sí, si vamos a hacer fotos (al exterior) de un cuartel de los mossos o algo así, es tan simple como entrar, que te tomen nota del DNI y avisarles que vas a hacer fotos. Es decir, no se trata de pedir permiso sino de informar. Todo esto es para que no nos detengan bajo el artículo 576 del código penal, “1. Será castigado con las penas de prisión de cinco a diez años y multa de dieciocho a veinticuatro meses el que lleve a cabo, recabe o facilite, cualquier acto de colaboración con las actividades o las finalidades de una banda armada, organización o grupo terrorista.
2. Son actos de colaboración la información o vigilancia de personas, bienes o instalaciones… (etc etc)”
Es decir, si te identificas voluntariamente antes de hacerlo, no puedes ser sospechoso de nada, y no te pueden impedir hacer las fotos.
Por el contrario, en el reglamento militar sí que existe un castigo para los militares que hagan fotos a instalaciones sensibles, pero es que eso existe porque se supone que sí están autorizados a acceder.

*(1) A día de hoy, la fuerza del orden que vigila el Congreso de los Diputados es la Policía Nacional.

(C) 2008 “Flatline” para Aviadores Virtuales Asociados (www.aviadoresvirtuales.org)
La reproducción total y/o parcial están permitidas expresamente por el autor, siempre que se incluya en la reproducción la leyenda del copyright sin alteración alguna. La alteración del contenido queda expresamente prohibida.

Actualización respecto a las normas que rigen en la toma de fotografías dentro de aeropuertos:

En el nuevo Programa Nacional de Seguridad, vigente desde el 1 de octubre de 2009, se han incluido las limitaciones descritas a continuación respecto a la toma de fotografías y/o grabaciones en el recinto aeroportuario.
Capítulo 2.2.1 – “Está prohibido hacer fotografías y grabaciones con cualquier medio dentro del recinto aeroportuario, salvo autorización expresa de la Autoridad Aeroportuaria, en las siguientes zonas:
•Controles de accesos, independientemente del sistema utilizado y si está controlado con presencia de personal de seguridad o no: casetas, puertas, tornos, mostradores, controles, sistema de circuito cerrado de televisión…
•Controles de seguridad de pasajeros, tripulaciones y empleados.
•Zonas críticas de seguridad tales como: patios de carrillos, vías de servicio, y plataforma. Esta prohibición es específica para el personal con acreditación aeroportuaria que acceda a dichas zonas y que realice fotografías y/o grabaciones con cualquier medio en las que se muestren procedimientos, instalaciones, equipos, etc que puedan comprometer la seguridad de la aviación.”
Por tanto, no son objeto de prohibición las fotografías o grabaciones realizadas en plataforma a aeronaves, vehículos, estacionamientos… como parte de las funciones habituales del trabajador, siempre que no muestren procedimientos, instalaciones, equipos… vinculados a la seguridad aeroportuaria.
“Este apartado es de obligado cumplimiento para pasajeros y trabajadores del aeropuerto, estando exentos de esta prohibición:
• El personal de seguridad contratado por el aeropuerto exclusivamente para el desarrollo de sus funciones en el propio aeropuerto.
• Los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
• Aquellas personas que cuenten con la autorización expresa de la Autoridad competente y/o aeroportuaria.”

Vía En busca de la fotografía perfecta

La importancia de la neutralidad de Internet

El que Sebastián no vea mal la posibilidad -lanzada hace unos días por el presidente de Telefónica, César Alierta- de cobrar a los buscadores por el uso que hacen de las redes de la operadora pone de manifiesto lo poco que le preocupa o lo mucho que ignora acerca del principio de neutralidad de la Red, que dice que toda información que circule por ella debe ser tratada por igual, independientemente de su origen, destino y contenido, algo que hasta ahora ha sido uno de los pilares de su funcionamiento.

Gracias a ella ninguna empresa que tenga una idea de negocio en Internet se ve frenada o impedida por la necesidad de llegar a un acuerdo con las operadoras para que el funcionamiento de su servicio no sea castigado frente al de otras, algo que favorece claramente la innovación.

Además, mantener la neutralidad de la Red no implica que las operadoras no puedan ofrecer distintas velocidades de navegación, como de hecho ya hacen y a lo que nadie se opone.

Por otro lado, Alierta no parece ser consciente de que sin el concurso de empresas que ofrezcan en Internet servicios atractivos para los usuarios nadie contrataría una ADSL o similar porque ¿para qué le serviría?

En este sentido, el querer cobrarle a los buscadores o a quien sea es tirar piedras contra su propio tejado, ya que nada impediría a los abonados de Telefónica cambiarse a otra operadora que no hiciera estos distingos, lo que indica que quizás Alierta no entienda tampoco muy bien el negocio de su propia empresa.

Vía Microsiervos

Cómo no convertirse en un blogger gruñón

  • 1. Tu valía como persona no depende de los resultados de tu blog.
  • 2. No te creas todas las críticas.
  • 3. Equilibra tu vida 1.0 ya que es la más importante.
  • 4. Sé un blogger social.
  • 5. Debes ser más frío ante los ataques y no actuar en caliente ante comentarios que puedan ser perfectamente rebatidos.
  • 6. Sé lo más cordial posible con tus lectores .

Vía Divoblogger

Un respeto al emprendedor-empresario

Siempre digo que el cambio radical en la relación de pareja no ocurre si te casas, sinocuando tienes el primer hijo.

Es ahí cuando te entra el vértigo de la responsabilidad y una cierta sensación de haberte metido en algo irreversible.

Salvando las distancias, su equivalente en el mundo profesional pudiera sercuando empiezas a pagar nóminas.

Nadie duda que convertirte de trabajador por cuenta ajena a Autónomo significa un cambio importante, pero la gran sacudida vital se produce en el momento que haces-empresa, implicas a gente, y comienzas a pagar salarios.

La cuota de sacrificio que eso implica para el emprendedor-empresario (que es honesto) en términos de pérdida de autonomía personal y de estrés derivado del aumento de la percepción de riesgo es grande. Sin embargo, esto a menudo se ignora y no se valora lo suficiente.

Yo tengo una empresa pequeña, y mi riesgo es relativamente bajo porque en mi negocio no hay que hacer elevadas inversiones, y cuento con unos compañeros que parecen tan emprendedores como yo.

Mi “punto muerto” es accesible, un listón que se puede saltar incluso entiempos revueltos como éstos, pero tengo que hacer el doble de esfuerzo para superarlo que si solo me dedicara a dar ponencias y a la vida contemplativa.

Ese extra de tensión genera agobio que terminas llevándote a casa, y compartiendo (sin comerla, ni beberla) con familia y amigos.  Y además, produce sensaciones contraproducentes como estas:

  • Llega fin de mes, y cuando eras empleado decías “que guay, ya voy a cobrar”. Ahora todo lo contrario “puff, bajan las reservas, toca pagar”.
  • Llega el verano, y cuando eras empleado decías “que estupendo, llegan las vacaciones”. Ahora digo: “vaya, a soltar una pasta por un mes en que no vamos a ingresar nada”.
  • Se termina el horario de la oficina, y te vas pa’ casita. Algunos empleados se llevan problemas, es cierto, pero la mayoría no. Ahí sigue el emprendedor-empresario dándole vueltas a los temas, rompiéndose el coco para armar el puzzle incompleto, preocupado por invertir en proyectos y haciendo virguerías para apagar fuegos por falta de liquidez.
  • Nunca descansas del todo, por mucho que delegues y compartas. En consultoría, por ejemplo, aunque tengas tus cuentas al día y la facturación adecuada, sabes que tienes que seguir sembrando porque de eso depende que factures el año que viene. Hoy facturas bien, podrías relajarte, pero no… porque si te relajas… facturas mal el año que viene.

Me troncho de la risa cuando escucho eso de que “me hice empresario para ser mi propio jefe”. Pues no, ahora tienes más jefes porque cada cliente se convierte en uno.

En realidad, lo que haces es diversificar tu cartera de jefes, y eso puede ser mejor si el que tenías en tu último empleo era un capullo. Ahora puedes tener la suerte que te toquen algunos jefes-clientes comprensivos y amables, pero no siempre es así, y en algunos casos (cuando no has hecho las cosas bien porque eres humano) que te toque lidiar con cada personaje que ni te cuento, de esos que llevan un “dictadorcito” dentro que si fuera tu jefe, y no tu cliente, hubieras mandado a la mierda.

Soy optimista por naturaleza. No voy por ahí de quejica. Suelo ponerme siempre del lado del más débil, que en principio puede que sea el trabajador o empleado. Pero en estos tiempos ser (un buen) emprendedor-empresario no es un chollo, no es Jauja, y merece un respeto.

Queda muy chachi criticar tirando de estereotipos. Hay mucho demagogo por ahí haciendo chiste fácil a costa del empresario, al que por cierto también le facturan.

Claro que los tenemos egoístas y explotadores, a esos que los señalen… pero es triste e injusto no reparar en otros que con humildad y sentido del compromiso continúan al pié del cañón (más en estos tiempos) defendiendo proyectos y empleos.Hay mucha gente buena por ahí currándoselo de verdad así que hablemos también de lo bueno, demos buenas noticias, seamos equilibrados.

De los emprendedores y empresarios que arriesgan con un genuino sentido de la responsabilidad deberían aprender esos especialistas-en-rajar-de-lo-ajeno, que no tienen cojones para asumir más preocupaciones que la de salvarse a sí mismos. Buah, así está chupa’o andar por ahí dando lecciones sobre lo malo que es el Capitalismo.

Vía Blog de Amalio A. Rey

Flattr, valoración económica de contenidos

Hace su aparición en escena Flattr un nuevo servicio que parece muy interesante.

Consiste en hacer micropagos a los contenidos que más te interesan en Internet. ¿Cómo se articula esto? Los generadores de contenidos se dan de alta y ponen un botón de flattr en su página. Los lectores se dan de alta y cargan su cuenta con el dinero que deseen. Cuando van leyendo contenidos hacen click en los botones flattr de las páginas que les gusten. Al final de un periodo de tiempo el dinero cargado se reparte a partes iguales entre todos los clicks hechos.
Es un gran idea aunque con puntos débiles. El más obvio es que si poca gente se da de alta, tanto editores como lectores, no tiene sentido.
El punto fuerte es que si funciona abre un camino muy interesante que permitirá retribuir directamente a los creadores sin necesidad de publicidad ni otros intermediarios. Una revolución.

Click aquí si no pue des ver el vídeo.

Vía ALT1040

Dodecálogo de derechos del lector de libros digitales

  1. Las plataformas de acceso y venta de eBooks no deben comerciar con el historial de compra de los lectores sin su consentimiento previo.
  2. Aquellas plataformas que quieran reutilizar con fines comerciales el historial de compra de los lectores para mejorar sus sistemas de recomendación de libros o generar ingresos publicitarios relacionados con las compras realizadas deberán comunicar previamente a los lectores qué tipo de información guardan en sus plataformas, por cuánto tiempo y para qué fines comerciales.
  3. El lector de libros digitales podrá acceder a esta información personal en cualquier momento y borrar su historial en caso de considerarlo oportuno.
  4. Las plataformas de acceso y venta de eBooks deberán garantizar que los eBooks adquiridos son propiedad de aquellas personas que los han comprado. Tras la polémica decisión de Amazon de entrar en la cuenta de sus usuarios y eliminar los ejemplares digitales vendidos del libro de George Orwell 1984 por discrepancias con su proveedor, se justifica que exijamos que las plataformas de comercialización de eBooks se comprometan a respetar nuestros derechos como consumidores. Ninguna plataforma o librería virtual debería ser capaz de eliminar de mi cuenta un libro ya adquirido o limitar el acceso al mismo sin mi consentimiento expreso.
  5. En caso de alquiler, pago por lectura o subscripción de cualquier contenido digital, el usuario debería tener una opción a compra perpetua.
  6. Al igual que en el mundo analógico podemos prestar un libro comprado a un amigo, en el mundo digital deberíamos preservar el derecho a realizar préstamos de libros en cualquier formato y sin coste adicional.
  7. Se nos debe garantizar la posibilidad de leer cualquier libro de nuestra biblioteca en la nube o plataforma en cualquier dispositivo, sin restricciones ni limitaciones por sistemas, derechos, fronteras, etc., y siempre de una forma amable y legible.
  8. Las plataformas de acceso y venta de eBooks deberían permitir que las personas que deseen hacer sus compras en un entorno plenamente privado puedan hacerlo sin que sus datos de compra sean almacenados en ningún momento ni comercializados a terceros.
  9. Los compradores de libros digitales podrán eliminar su historial de compra o alquiler, así como destruir los propios libros adquiridos, en cualquier momento y de forma definitiva sin dejar rastro alguno de su previa existencia en ninguna memoria virtual.
  10. Los lectores podrán regalar o revender cualquier libro adquirido que ya no se quiera mantener en su biblioteca digital.
  11. Los lectores podrán subrayar, marcar y hacer anotaciones de forma anónima en sus libros adquiridos. Aquellos lectores que quieran compartir con otros lectores sus anotaciones personales deberán poder hacerlo, pero si en cualquier momento cambian de opinión también podrán retirar las aportaciones prestadas.
  12. Al igual que podemos mantener nuestro número de teléfono móvil si nos cambiamos de operador, las plataformas deberán garantizar la portabilidad de los datos de los usuarios. Si por cualquier motivo un lector abandona una plataforma deberá poder transportar los libros adquiridos, notas e historial de compra a la nueva plataforma de forma fácil y eficiente.

Vía Dosdoce

Que lo pague Google

Se acaban de conocer unas declaraciones de Pedro J. Ramírez en las que insiste en que Google tiene que pagarles, como llevan cierto tiempo haciendo desde la asociación de la prensa de papel, la AEDE. En esta ocasión, entre otras cosas, les dedica el cariñoso epíteto de “parásitos sofisticados”. Reproduzco un fragmento íntegro del texto de Europa Press porque no tiene desperdicio:

En este sentido, el periodista reconoce el “valiosísimo” servicio de “intermediación, búsqueda y distribución de contenidos ‘on line’” que realiza Google, pero insiste en que “no puede ser” que el buscador “se quede con el 60 por ciento de la publicidad ‘on line’ en España” y afirma que es como si las empresas de distribución de los periódicos en papel “incluyesen publicidad en las furgonetas”.

Para el director de ‘El Mundo’, “una de las debilidades” del nuevo modelo de negocio por Internet es “el monopolio en la distribución” de los contenidos que ejerce Google, por lo que espera que los editores españoles se pongan de acuerdo “muy pronto” para plantear una demanda contra el buscador.

“Google no puede prescindir de los contenidos de los principales periódicos españoles. Va a tener que negociar y compartir con los editores los beneficios publicitarios que obtiene con su actividad como intermediador y distribuidor de contenidos”, concluye.

En este breve texto hay una cantidad de falacias, falsas conclusiones y errores de concepto increibles. Analicemos por partes. ¿Por qué no puede ser que Google se quede con el 60% de la publicidad online? Entiendo que porque a la empresa de Pedro J. y a las de unos cuantos editores más no les gusta. No veo otro motivo. En estas declaraciones, en la reunión con la ministra a principios de mes y en casi cualquier aparición pública de directivos de prensa (yo se lo oí a Angel Expósito de ABC en la mesa redonda que compartimos en el Seminario de Publicidad Online de la IAB la semana pasada), no han dejado de quejarse del papel en el mercado de Google y de reclamar parte de sus ingresos. Y sus argumentos no se tienen, se caen por su propio peso. O bien no han entendido nada de cómo funciona internet y qué hace Google, o bien defienden sus intereses particulares haciéndose los tontos. O incluso las dos cosas.

Las tesis de la AED se basan en que Google tiene un monopolio de la distribución de los contenidos en internet y que, gracias a ese contenido, consigue alzarse con el 60% de los ingresos de publicidad online. Siguen con que esos ingresos son posibles porque Google utiliza los contenidos de los editores, que son tan valiosos y tan caros de producir, para alimentar sus páginas. Y que hace esto sin compensarles a ellos como deberían. En la analogía de las furgonetas de distribución de la prensa ni entro porque es directamente estrafalaria.

Pero resulta que las cosas no son exactamente así. En primer lugar resulta que Google ha desarrollado un servicio muy apreciado por los usuarios de internet (mucho más que los que dan los diarios). Se ha convertido en pocos años, por méritos propios, sin ayuda de nadie, sin partir con una posición inicial, en la principal puerta de entrada a internet de muchísimos usuarios. Ojo, de muchísimos pero ni de lejos de toda la navegación de los usuarios. Muchas visitas se generan vía buscadores, pero también son muchas las que llegan directas y las que llegan de otros sitios de todo tipo distintos a Google. Y últimamente están subiendo mucho las que llegan desde redes sociales. Los datos varían para cada web, pero en ningún caso se puede decir que Google tenga un monopolio sobre la distribución de contenidos (o sobre la generación de audiencias, que sería un término más apropiado).

En cualquier caso, la cuota que tenga de las visitas totales se la ha ganado a pulso gracias a su tecnología y la utilidad que los usuarios derivamos de la misma. Y esto lo ha hecho sin aprovecharse de contenidos de terceros. Google muestra resultados para las búsquedas de sus usuarios y redirige cantidades ingentes de usuarios a las páginas que aparecen en sus resultados. Incluidos los medios de las empresas de laAEDE. Pero, además, los contenidos de empresas de la AEDE son una absoluta minoría en el total de enlaces de Google. Incluso en las primeras páginas de cada búsqueda. Podrían retirarlos en masa (cosa que Google les permite hacer en cualquier momento) y, aún así, las páginas de resultados de Google apenas perderían relevancia. Google no publica los contenidos completos (más que en las páginas de caché), ni sustituye la lectura de los mismos.

El modelo de negocio de Google se basa, principalmente, en los usuarios que ven su búsqueda satisfecha por enlaces patrocinados en vez de por resultados naturales. Y en otra parte por publicar esos mismos enlaces en multitud de páginas web, entre ellas las de varios diarios de la AEDE. Y en ese caso reparte sus ingresos, como acabamos de saber, entregando a sus partners entre un 51% y un 68%. Y eso en los acuerdos estándar. En el caso de algunos editores serán cantidades superiores. En el único servicio de Google en el que los contenidos de la AEDE son predominantes, en Google News (que también manda cantidades ingentes de tráfico a los editores), Google no tiene modelo de negocio. No cobra nada. No ingresa nada. Sigue su clásica estrategia de los bienes complementarios.

Por lo tanto, ni Google tiene un monopolio de la distribución de contenidos, ni este se basa en la utilización ilegítima de los contenidos de los editores, ni es dependiente de estos para su negocio ni tendría la más mínima posibilidad una demanda contra Google por ello. Por mucho que algunos, de forma interesada, hayan intentado azuzar a la AEDE para presentarla.

Pero, para rematar, es que el que Google compartiese sus ingresos de publicidad tampoco iba a resolver los graves problemas de la prensa escrita. No les iba a sacar de pobres. Como comentaba hace unos días en Nación Red:

Pero pongamos que se lleva a la práctica. Pongamos que, efectivamente, el gobierno se las ingenia para poner una tasa a Google. Suponiendo que Google en ese supuesto no opte por cerrar en España y atender el mercado español desde Argentina o México, que ya es suponer. ¿De cuánto dinero estamos hablando? Según el estudio de inversión publicitaria online de IAB, el total del mercado en 2009 fue de 654 millones de euros. De los cuales algo más de la mitad son enlaces patrocinados, osea, Google. Pongamos que son unos 350 millones de euros. Pongamos más bien que la IAB no acierta y que, en realidad, los ingresos de Google en España son mucho mayores, 1.000 millones por usar números redondos. ¿Qué parte de esa cifra de negocio les incautamos? Mirando los cánones que se han puesto a televisiones y operadoras con la historia de la ausencia de publicidad enTVE, un 1% se me antoja plausible. Estamos entonces hablando, en el mejor de los casos, de 10 millones de euros. Alguno dirá que Google también actúa en otros mercados de lengua española. Pero permítanme que lo ignore. No me imagino a Vocento, Unidad Editorial o Prisa convenciendo al gobierno argentino para aplicar allí el mismo régimen.

Todo esto, a repartir. Por un lado entre operadoras y generadores de contenidos. Pongamos que 5 millones para los operadores a repartir, y 5 para los generadores de contenidos a repartir. Lo de repartir 5 millones entre operadoras es de risa, no mueve ni una coma en sus resultados. Pero lo de repartir 5 millones de euros entre los generadores de contenidos es ya de traca. ¿Cómo se hace el reparto? ¿En función de qué criterio? ¿Por páginas vistas? ¿Por usuarios únicos? ¿Según Nielsen? ¿Según Comscore? De eso ¿cuánto le tocaría a cada uno de los tres presentes en la reunión? ¿Y a Weblogs SL, nos tocaría algo? ¿Y al blogger de a pie que genera contenidos día sí y día también?

Pues eso. Que queda muy bien señalar con el dedo a Google, que tiene Donettes y a mí no me da. Posiblemente sirve para justificar algunas miserias y para contarle milongas a los accionistas. Pero ni se sostiene ni sería siquiera solución. Dejemos de enredar, ¡por favor!

Vía Merodeando

El amor eterno es una mentira

Según un modelo matemático, que se basa en la segunda ley de la termodinámica para llegar a sus conclusiones, una relación dejada a su camino tiende a enfriarse y a romperse. Hace falta aportar mucha energía a ella y de una forma muy determinada (que cambia en cada pareja, obviamente) para mantener la llama encendida con la intensidad necesaria.

Vía Ciencia en el XXI

5 Cosas aprendidas de ir con muletas

El otro día una amiga me preguntó que cosas estaba aprendiendo de este periodo de baja, así que me he decidido a ponerlas por escrito. Para empezar voy a contar algunas de las aprendidas al tener que usar muletas:

  1. Aprendes a ir despacio: emprender es ir rápido, vivir en una ciudad es pasar el día acelerado, tener muletas es no tener prisas. He visto que a veces no es necesario correr tanto, llegar bien es lo importante.
  2. Ir seguro: el primer día casi me caigo al plantar las muletas en unos azulejos resbaladizos. No sólo es necesario tener buenos apoyos sino también un buen terreno.
  3. Valorar lo pequeño: la primera semana tarde 30 minutos para un trayecto de 400 metros. En cada descanso me fijaba como la gente iba andando an normal, sin darle la mayor importancia al hecho de andar. Cuando te falta algo es cuando le das valor.
  4. Descubrir la generosidad de la gente: si, todos tenemos un lado bueno. El ver a alguien necesitado lo suele despertar, mucha gente me está ayudando estos días.
  5. El tamaño de los obstáculos es relativo: para mi ahora una escalera es un mundo, hace 5 años constituir una empresa lo fue también.

Vía Angel María

La paradoja de la piratería

En China la copia falsa tiene varias causas: está relacionada con la situación de un país en desarrollo, con un sistema legal bastante laxo y, al mismo tiempo, con una concepción confucionista de la vida en la que la sabiduría se alcanza mediante la imitación de los maestros y, por lo tanto, el copiar es algo socialmente reconocido.

Es decir, lo que en occidente es considerado un delito por el que una persona puede pasar en la cárcel más tiempo que por pegar una paliza a una persona en la calle, en China es asumido con plena naturalidad y, de hecho, busca dar respuesta a la necesidad de algunos segmentos de la población que no pueden permitirse el adquirir los productos originales. Se trata de una forma de entender la justicia social.

Como es previsible, en términos económicos, la proliferación de copias falsas provoca un “efecto reemplazo”. Es decir, la gente deja de comprar cosas auténticas para comprar el mismo objeto copiado y mucho más barato. Sin embargo, al mismo tiempo, la distribución de estas copias falsas también provoca el “efecto estímulo”, por el cual los productos de una determinada marca llegan al conocimiento de la población que en otros lugares los adquieren en su versión auténtica. La cuestión es, ¿Cuál de estos dos efectos es más fuerte? ¿Se está destruyendo el mercado de los objetos de lujo en China o por el contrario está creciendo?

La realidad es que no se ha destruido el mercado sino que lo ha preparado para una emergente marea de consumidores de clase media. De acuerdo con Anderson:

La renta per cápita se ha más que doblado en china en los últimos 10 años, pasando de 663 dólares en 1996 a 1.537 en 2007, y da pocas muestras de ralentización. Actualmente hay unos 250.000 millonarios en China, y el número crece día a día. Hoy, China (incluyendo a Hong Kong) es el tercer mercado mundial de artículos legítimos. Desde un punto de vista económico, la piratería (sic.) ha estimulado una demanda mayor que la que ha satisfecho.

Pese a lo que pueda parecer, ésto no es nada nuevo. La idea de que las imitaciones pueden ayudar a vender mejor las originales ya fue formulada como la Paradoja de la Piratería. Podríamos decir entonces que en China el moto es “Protege a los creadores ¡Compra imitaciones!” No solamente es sorprendente sino que, además, funciona.

La discusión está abierta, si mil millones de los seis que formamos el planeta compran y venden copias falsas… ¿Qué debemos hacer nosotros? ¿Copiar o no copiar?

Vía Francisco Polo

La fachada bonita

Hoy quiero haceros una pregunta que siempre hago a la gente con la que cojo confianza antes de que se cansen de mí por hacer preguntas como ésta.

Es la siguiente: imginaos que tenéis que comprar o alquilar un piso. Encontráis dos pisos prácticamente iguales y del mismo precio y da la casualidad de que estan en la misma calle. De hecho estan situados uno justo enfrente del otro. La única diferencia es en que uno tiene una fachada mediocre tirando a fea y el otro tiene una fachada maravillosa, perfecta, con el número justo de adornos, cenefas y repisas. ¿Con cual de los dos pisos os quedaríais?

La gente suele contestar que con el piso de la fachada bonita. Si vale lo mismo y es prácticamente igual todo parece indicar que es la opción correcta ¿no? Pues yo creo que no y os voy a explicar el porqué. Si nos quedamos con el piso de la fachada bonita, lo que veremos por la ventana será la fachada fea. De hecho, nos la tendremos que comer con patatas durante muchos años. En cambio si nos quedamos con el piso de la fachada fea, lo que veremos cada dia de nuestras vidas al levantarnos será una fachada maravillosa.

¿Qué? ¿Soy listo o no soy listo? ¿eh? ¿eh? Os he dejado con la boca abierta con mi inteligencia ¿verdad? ¡Chúpate esta, Stephen Hawking!

Adiós

Vía elcansancio

Admito mi derrota

Hace años formé parte de un grupo de resistencia. Era el grupo “Yo No Necesito un Teléfono Móvil”. Nuestra causa era noble, el lenguaje SMS nos repugnaba y el estar conectados a todas horas del día con cualquier pesado que quisiera llamarnos nos parecía una pesadilla. Pero acabamos cayendo, uno por uno. Algunos aún aguantan como héroes, pero nadie ya les conoce ni se acuerda de ellos. El precio que pagaron por su libertad fue alto: ya no tienen amigos.

Y como la historia se repite, he vuelto a formar parte de un grupo. Pero “Yo No Necesito un Facebook” está siendo atacado por todos los flancos, así que me rindo: me he hecho un perfil. Igual que pasó con el teléfono móvil, hoy en día el que no tiene un perfil en Facebook es un paria sin vida al que todos miran como si fuera un marciano. Esta conversación, con ligeras variantes, la he tenido los últimos meses ya varias veces.

“Encantado de conocerte, seguimos en contacto; te busco en Facebook y te agrego.”
“Es que… no estoy en Facebook.”
“¿Por qué no?”
“No lo necesito.”
“Pero te mantienes al día de lo que hacen tus amigos lejanos, conocidos. Está muy bien. Tienes que empezar a usar internet.”
“Uso internet, créeme. Lo que pasa es que no quiero saber esas cosas. Se me hace antinatural el enterarme de que a alguien que hace cuatro años que no veo le gustan ahora los Red Hot Chilli Peppers y se ha apuntado al grupo A mi también me molestan las pelotillas del ombligo. Me parece una pérdida de tiempo. ”
“¡Qué guay! ¡Es la primera vez que conozco un sociópata! Espero no verte nunca más.”

Además, no puedo luchar contra la evidencia. Cuando uno no tiene azucar tiene que tirar de sacarina. Igual que le pasa a todo el mundo que se empieza a acercar a la treintena, mi vida social está desapareciendo lenta pero inexorablemente, así que tendré que empezar a usar la nueva “sacarina de la amistad” en la que se ha convertido esta red social para dulcificar mi previsible futura soledad.

Así dentro de unos años, cuando estemos todos esclavizados por nuestros trabajos, hipotecas y relaciones, podremos al menos sentarnos delante de nuestras pantallas a última hora de la noche. Desajustaremos nuestras corbatas y nos pondremos una gorra de medio lado. Actualizaremos nuestro perfil para que las agencias de marketing y la CIA estén al día y recordaremos las patéticas y peligrosas intoxicaciones etílicas que nos provocamos cuando eramos chavales. Que buenos tiempos aquellos, que jóvenes estamos en la foto, las risas que nos hacíamos antes todos juntos…

Luego alguien tendrá un hijo y colgará sus fotos en el perfil. Nos plantearemos como demonios hace Facebook para conseguir el espacio de disco para guardar las toneladas de fotos que sube nuestro amigo. Menudo reto técnico. Pero no diremos nada, felicitaremos a la pareja con un pulgar digital alzado y sonreiremos de medio lado pensando que están haciendo el ridículo. Pero justo después nuestras parejas se llenarán de envidia, nos presionarán y acabaremos teniendo nuestros propios infantes. Nuestros routers echarán fuego cuando las imágenes de nuestros retoños entren a nuestros perfiles a una velocidad media de 100 fotos por minuto.

Será entonces cuando llegaremos a la tercera edad. A diferencia de nuestros abuelos, nosotros no tendremos que contar batallitas. Un día nuestros nietos entrarán en Facebook y leerán las desfasadas, infantiles y radicales opiniones de cuando teníamos veinte años, luego se reirán por dentro cuando lean cómo gradualmente la edad nos fue moderando hasta convertirnos en mediocres oficistas con corbata que votan a un partido mayoritario, después deducirán con horror como en la crisis de los cuarenta intentamos acostarnos sin éxito con la tía Gertrudis usando largos poemas y chistes malos en su muro, y por último serán testigos de nuestra progresiva senilidad cuando vean que acabamos saliendo del grupo “Yo también tengo resaca” y nos apuntemos al grupo “Club de Extreme Petanca”. Entonces nos sentaremos con ellos e intentaremos contarles que eramos unos nadadores portentosos cuando eramos jóvenes y se descojonarán de nosotros recordando la barriga cervecera que han visto en miles de fotos colgadas a lo largo de los años.

Las juventudes de nuestros abuelos están rodeadas de un halo de misticismo porque sólo tenemos una o dos fotos suyas en blanco y negro, y casi siempre de uniforme y posando. Nosotros estamos haciendo documentales completos de nuestra estupidez. Y como la superpoblación y la contaminación serán problemas serios en el futuro, nuestros nietos utilizarán nuestros perfiles de Facebook como prueba para aprobar la eutanasia obligatoria en el Parlamento Mundial de toda la “Generación FB”. La evidencia será tan abrumadora que no podremos ni protestar.

Pero perdonad, que me voy por las ramas. A lo que quería llegar es: al que me ponga en un tag de una foto le buscaré esté donde esté en el globo y le estrangularé con mis propias manos.

Vía Perspicalia