Las nuevas bombillas con dirección ip

Tanto nosotros como los objetos cotidianos que nos rodean estamos cada vez más conectados. Incluso se ha inventado un término: la «internet de las cosas»para definir esos entornos en los que no solo los ordenadores, teléfonos y tablets tienen su conexión a Internet activada; muchos más aparatos eléctricos pronto lo estarán: televisores, neveras, despertadores, sistemas de riego…

Ahora, un fabricante holandés comercializa ya los componentes necesarios para que la iluminación de una casa esté también conectada: son las bombillas conectadas a Internet, que incluso tienen su propia dirección IP y pueden recibir órdenes y comportarse inteligentementede forma individual.

Lo que ha desarrollado NXP es un sistema llamado GreenChip; se trata de unos pequeños chips que se comportan como ordenadores simplificados en miniatura y que los fabricantes de bombillas pueden incorporar en sus modelos LED o fluorescentes de bajo consumo.

Estos chips proporcionan a las bombillas una dirección IP de Internet (una especie de ‘número de teléfono único’) que se puede controlar en una red local desde sistemas sistemas domóticos o también desde un ordenador o teléfono con conexión a Internet. Gracias a que la red de redes está siendo ampliada de la vieja numeración IPv4 a IPv6no habrá problema alguno en que esas direcciones se agoten pues hay billones y billones de números o direcciones IP distintas.

Con el software adecuado, se puede controlar la intensidad de la bombilla y programarla

Además de contar con su dirección IP para que la bombilla se pueda controlar, el sistema proporciona a cada punto de luz conectividad inalámbrica, mediante un estándar llamado IEEE 802.15.4 / ZigBee que se utiliza para los aparatos domésticos. De este modo y con el software adecuado es como se puede acceder a los controles avanzados de la bombilla, tales como programarla o variar su intensidad.

Todo esto funciona alimentado por la corriente eléctrica del hogar dentro de la propia bombilla; en el ‘modo en espera’ solo se consume una cantidad ínfima de electricidad (50 milivátios) que es suficiente para poder recibir una orden de encendido para comenzar a funcionar al instante.

Ahorro energético

Las aplicaciones de estas nuevas ‘bombillas inteligentes’ conectadas a Internet pueden ser muchas y variadas: además de comportarse como las bombillas de bajo consumo pueden programarse de forma individual; por ejemplo en un salón en el que debido a la instalación haya lámparas con más de dos o tres bombillas cada una de ellas se puede regular específicamente para ahorrar energía o conseguir efectos de iluminación por zonas.

También se pueden controlar las luces, tanto en interior como en exterior, paraactivarse sólo cuando sea necesario, aprovechando los sensores adecuados: cuando haya gente en la habitación, dependiendo de la hora del día, la luminosidad ambiente, etcétera. M

ediante la conectividad IP a través de la red local o de Internet se pueden además utilizar las funciones domóticas típicas como encenderlas y apagarlas de forma remota, algo habitual en los sistemas de seguridad (por ejemplo cuando uno se va de vacaciones).

Los sistemas como el desarrollado por NXP y otros fabricantes deben además intentar se compatibles unos con otros, especialmente para poder aprovechar los sistemas de medición de energía que permiten controlar y optimizar el gasto energético e informar a las compañías eléctricas del consumo; de ahí la importancia de que sigan estándares propuestos por la industria.

Además todo apunta a que el precio de los chips para las bombillas y otros aparatos de la «internet de las cosas» será razonablemente bajo como para que incorporarlo no suponga un encarecimiento excesivo para los consumidores.

Teniendo en cuenta que las bombillas de bajo consumo pueden conseguirse en diversos modelos por entre 5 y 20 euros, estos chips deberían costarle a los fabricantes tan solo una pequeña fracción de esa cantidad para que sean rentables.

 

Vía RTVE.es

¿Ahorramos cargando el móvil en la oficina?

Desde hace algún tiempo se oyen y se ven por ahíalgunos ‘consejos prácticos contra la crisis’ que parecen de sentido común pero cuya eficacia no está del todo clara.

Uno de ellos es el que anima ahorrar en la factura eléctrica del hogar cargando en la oficina todos los aparatos posibles, especialmente el teléfono móvil y el portátil.

Como idea es ingeniosa, pero, ¿supone realmente un ahorro relevante? Dejando de lado el hecho de que alguien acabará pagando por la energía que se gaste -en este caso la empresa, en vez de un particular- se puede intentar calcular cuál sería el ahorro real en cualquier caso.

Los factores a tener en cuenta son básicamente tres: la potencia de los diversos aparatos, el tiempo que necesitan para cargarse y el precio de la energía eléctrica en la actualidad.

Algunos cálculos sencillos (*)

El precio actual del kWh (kilovatio hora) que pagamos en los hogares es de unos 0,14 euros. Basta multiplicarlo por el número de horas que un aparato está conectado y el resultado a su vez por su potencia convertida a kWh (en vez de en vatios, que es lo habitual) para obtener el coste en la factura de la energía eléctrica consumida.

De este modo, por ejemplo, un ordenador portátil consume unos 25 vatios (0,025 kW) mientras carga su batería y puede necesitar unas 4 horas para cargarse al completo.

Al precio de 0,14 euros por kWh esto quiere decir que cargar el portátil dejándolo enchufado a la red eléctrica cuesta unos 0,09 €: unos 10 céntimos de euro por cada carga, más o menos.

Cargar el móvil puede costar al año 15 céntimos de euro

Recargar la batería del teléfono móvil suele ser mucho más rápido: entre 30 y 60 minutos; la potencia empleada es mucho más reducida y está entre 3 y 5 vatios.

Con estos valores se puede comprobar que la carga del móvil apenas cuesta 0,0004 euros: recargarlo todos los días del año, como suele hacer la mayor parte de la gente, puede considerarse algo muy barato: no llega ni a 15 céntimos de euro anuales.

De modo que, como ahorro, el consejo de cargar los aparatos fuera del hogar para ahorrar dinero no es gran cosa: suponiendo que se hiciera todos los días que fuéramos a la oficina (unos 240 días laborables al año) ahorraríamos

  • Unos 20 euros en el ordenador portátil
  • Un euro en el caso de un iPad, un lector de libros electrónicos o cámara de fotos
  • Unos 50 céntimos en el reproductor de MP3
  • Unos 10 céntimos en el teléfono móvil

Conclusión: aun cargando toda la cacharrería que se puede llevar en el bolso o la mochila cada día fuera de casa no ahorraríamos ni 25 euros al cabo de un año.

No está mal, pero tampoco es como para tirar cohetes.

Otras formas de ahorro y control

Los maniáticos del ahorro y el control sobre los consumos tienen otras formas mucho más prácticas de ahorrar algo de dinero, haciendo que la teoría del «tacita a tacita» realmente suponga algo significativo.

Y es que el hogar está lleno de todo tipo de aparatos y electrodomésticos. Como es bien sabido, muchos aparatos que parecen «apagados» en realidad no lo están: se quedan en el llamado ‘modo en espera’ (stand-by) que resulta maquiavélico de cara al consumo eléctrico.

Por ejemplo, un televisor puede consumir unos 100W, pero cuando se queda en espera sigue gastando 3W, lo mismo que un aparato pequeño como el cargador del móvil, con la diferencia de que se queda en ese modo casi las 24 horas al día. Al cabo del año, ese televisor ‘apagado’ gastaría unos 4 ó 5 euros.

¿La solución para evitar el modo ‘en espera’? Apagar los aparatos completamente con el interruptor mecánico o mediante una regleta de enchufes en donde se enchufen otros aparatos.

Si además de la tele estamos hablando de que en el salón hay un DVD, un equipo de música, un router y algún otro chisme, esos 5 euros por aparato al año pueden pasar a ser 25, 35, 50 o incluso más. Los ahorros comenzarían a notarse.

La Agencia Internacional de la Energía ha calculado que en total se podría ahorrar hasta un 5 o 10% de la factura si se eliminaran esos consumos ‘vampíricos’ de aparatos inútiles.

El principal problema suele estar en los chismes viejos, tales como descodificadores de televisión, vídeos, impresoras y escáneres, que en vez de un consumo reducido (2W) o super reducido (0,2 a 0,5W) se chupan hasta 30W sin estar haciendo nada.

No sería mala idea hacer un repaso a todo lo que está enchufado y eliminar lo más vetusto. ¿Y qué hay con la costumbre de dejar el ordenador descargando películas las 24 horas del día? Si es un equipo viejo puede consumir entre 30 y 50W; hasta 80 o 90W si es más moderno.

El coste de tener un ‘ordenador para descargas’ siempre encendido es de unos 90 euros al año

Si se deja funcionando con el monitor apagado y con el router encendido (otros 10 o 15W) podemos calcular en base a un consumo promedio de 75W. El coste de tener un ‘ordenador para descargas’ siempre encendido son unos 25 céntimos al día, 8 euros al mes o 90 euros al año.

Comparativamente, una nevera de 300W puede suponer al año unos 300 o 400 euros de gasto; según los hogares y la eficiencia del aparato y de otros electrodomésticos que se usen, se considera que es el mayor gasto en electricidad en las casas, suponiendo entre un 10 y un 30% del total.

De ahí que los fabricantes estén lanzando cada vez modelos más eficientes en cuanto a consumo energético. Tomar medidas en ese terreno es seguramente más práctico y suponga más dinero al cabo del año que medidas casi simbólicas como las de cargar losgadgets en la oficina.

Vía RTVE.es

La receta de la Coca Cola

  • 3 copitas de extracto de fluido de coca
  • 3 onzas de ácido cítrico
  • 1 onza de cafeína
  • 30 # de azúcar (no se lee bien)
  • 2,5 onzas de agua
  • 2 pintas de jugo de limón
  • 1 onza de vainilla
  • 1,5 onzas de caramelo
  • 7X (cómo mezclarlo)
  • 8 onzas de alcohol
  • 20 gotas de aceite de naranja
  • 30 gotas de aceite de limón
  • 10 gotas de aceite de nuez moscada
  • 5 gotas de aceite de cilantro
  • 10 gotas de aceite de neroli (Extraído de las flores del naranjo amargo)
  • 10 gotas de aceite de canela

Vía elmundo.es

Swype acelera la entrada de texto en teléfonos táctiles

La idea de Swype es sustituir el gesto de pulsar las letras del teclado en pantalla por la de deslizar el dedo haciendo un trazo que pase por las letras que forman cada palabra. Una idea que he de reconocer funciona infinitamente mejor de lo que pensaba sería posible.

Por ejemplo, para escribir «HOLA» se dibuja un trazo -sin levantar el dedo- que vaya desde la H hasta la A, pasando por la O y la L. Ni siquiera es necesario que sea un trazo preciso, basta con que más o menos pase por esas letras, sobre todo la primera y la última.

El diccionario incorporado -disponible en español- hace el resto y funciona perfectamente en la mayoría de los casos; en caso de duda se despliega una lista de las posibles palabras y basta elegir la que se desea escribir.

La instalación en Android supone añadir un teclado más al propio de Android, de modo que en cualquier momento se puede cambiar entre uno y otro; bien desde las preferencias o bien desde cualquier campo de texto -en los que al mantener el dedo pulsado aparece un menú con la opción «Método de introducción de teclado».

Vía Microsiervos

Pantallas de metro más informativas

Este diseño de 4-ID bien podría estar en cualquier película de ciencia ficción. Se trata de una pantalla de metro informativa que además de la información habitual incluye un esquema de la densidad de ocupación de cada vagón. Así es más fácil elegir la zona más adecuada para ir cómodo, según un esquema de colores, además de que tendría indicadores sobre dónde ir en bicicleta o silla de ruedas.

La información se completa con una franja en el suelo que indicaría también con colores dónde hay más y menos gente, además de pantallas en el interior del vagón con contenido informativo, cobertura Wi-Fi, noticias y otros datos útiles.

Vía Microsiervos

La Boxee Box

Uno de los grandes productos que saldrán en el 2010 será el The Boxee Box de D-Link. Un gadget que simplificará mucho la forma en la cual se consume la televisión (por Internet) en los últimos tiempos.

Una pequeña caja que se conectará a tu televisor y que te permitirá tener un vibrante media center, conectado a Internet, a tu red local, que usará RSS, técnicas de redes sociales y comunicación con Twitter, Facebook y tu red de amigos, para intercambiar y recomendar contenidos.

Mejorando lo que será un gran producto, Boxee y D-Link presentarán una aplicación para el iPhone que permite controlar remotamente la Boxee Box, aumentando así su utilidad y versatilidad. La aplicación estará en exhibición en el CES de las Vegas, la próxima semana.

Vía ALT1040

10 tendencias para 2010

  1. Kindle y los libros electrónicos.
  2. Spotify: toda la música que puedas escuchar.
  3. El tablet de Apple… una idea que todavía no tiene ni nombre.
  4. Televisores 3-D.
  5. La superbanda ancha y la banda ancha móvil de alta velocidad.
  6. Realidad aumentada en móviles.
  7. Google Nexus One, el teléfono de Google.
  8. Twitter.
  9. Proyecto Natal de Microsoft.
  10. Facebook, Tuenti y otras redes sociales.

Vía RTVE.es

Los auriculares inteligentes MH907

Sony-Ericsson-MH907

Sony Ericsson ha anunciado la salida de los auriculares MH907, un producto que pareciera sacado de la mente de Steve Jobs. Una nueva era de auriculares inteligentes ha comenzado, si te los colocas en la oreja de forma automática comienza la música a sonar, sin que tengas que tocar tu teléfono. Si recibes una llamada basta con quitarte uno de los cascos para contestar. Si vuelves a colocarte el auricular en el oído, la llamada se corta y sigue la canción. El MH907 sólo se acciona mediante el contacto directo con el cuerpo.

Los auriculares Sony Ericsson MH907 son de tipo botón, se colocan dentro del oído, en lugar de ir por fuera. También funcionan como “manos libres” de tu teléfono celular.

Vía ALT1040

Un aparato que nos da datos en tiempo real de lo que estamos viendo

Sixth_Sense2

Una tecnología sobre la que he especulado muchas veces está a punto de ver la luz.

Se trata de un aparato capaz de reconocer patrones que hace todo esto (de momento):

El artilugio en cuestión consta, entre otras cosas, de una cámara de fotos y de un mini proyector. Se lleva colgado del cuello sobre el pecho y es capaz de interpretar los gestos de quien lo lleva: si describe un rectángulo con el dedo frente a sus ojos como si tratara de encuadrar una imagen, el aparato capta su intención, hace la foto y puede proporcionar datos sobre el monumento o la persona en cuestión.

Sabe leer un billete de avión e incluso decir si el vuelo en cuestión lleva retraso. Si le muestras la muñeca, proyecta sobre ella la imagen de un reloj con la hora conveniente. El proyector funciona sobre cualquier superficie, lo que permite, por ejemplo, representar una imagen con las teclas del teclado sobre las falanges de los dedos de una mano sobre la que al instante podemos marcar el número deseado puesto que el conjunto está conectado a un teléfono que llevamos en el bolsillo o en una cartera o bolso.

Un aparato semejante puede también indicarnos en detalle el contenido de un producto que ha captado nuestro interés en una tienda, darnos la opinión que tienen sus usuarios de éste, si contiene sustancias tóxicas, por ejemplo, o, si se trata de un libro, qué opinan en Amazon sus lectores y cuánto cuesta.

O sea, reconoce lo que sea capaz de reconocer y nos da los datos que sea sobre ello. Qué maravilla.

Via Soitu

Vamos más lentos por ley

limitadores-velocidad

Según un estudio de Autopista, cuando el velocímetro marca 60 kilómetros por hora, la velocidad real media es de 56,98; cuando indica que circulamos a 100, vamos realmente a 95; y cuando muestra 120 km/h, circulamos verdaderamente a 114,6. De esta forma, los errores medios en las tres velocidades oscilan entre el 4 y el 5 por ciento.

La Directiva Europea obliga que la velocidad que marca el coche debe ser siempre superior a la real y que la diferencia entre la velocidad indicada y la real debe ser menor o igual que la velocidad real dividida entre 10 más 4. Es decir, para una velocidad de 80, el límite de error máximo sería de 12 km/h y en 100 de 14 km/h. Hasta antes de entrar en vigor esta Directiva, la ley española preveía un error máximo del velocímetro de un 5 por ciento, de más o de menos.

Vía Foro Audi

Stop al teléfono

stop

La invención del teléfono fue un gran paso para la humanidad. No dio la posibilidad de acercar a las personas que tenemos lejos de una forma inimaginable antes.
Ahora cualquier persona por muy lejos que esté puede hablar con nosotros en cualquier momento. También el abaratamiento de las tarifas ha permitido que se popularice aún más.
Pero ahora está surgiendo un problema con el que no contábamos. La gente está tan cerca de nosotros a través del teléfono que está demasiado cerca. Es el método de comunicación artificial más intrusivo que hay.

El hecho de que emita una señal acústica potente cuando alguien nos llama hace que sea imposible ignorarlo y cualquiera deja de hacer lo que está haciendo para atender al teléfono. Cualquier otro método (el correo electrónico, las redes sociales, los telegramas, las cartas,…) pueden ser atendidos cuando nos venga mejor. Todos menos el teléfono.
El especialmente sangrante el uso del teléfono en el trabajo porque normalmente estaremos haciendo algo productivo e importante que sistemáticamente dejamos para atender algo que es menos importante, por norma general.

Quiero pensar que eso pasa porque todavía no sabemos usarlo bien y que, más pronto que tarde, seremos capaces de darle al teléfono el lugar que debe tener y usarlo de una forma mejor.

Vía Martin Varsavsky

Siestecita en el trabajo

Que los tiempos avanzan que es una barbaridad es un hecho. De ahí a que inventen un cojín tecnologicamente avanzado que se infla con los ventiladores del portátil… Iba a decir que hay un trecho pero no lo ha habido.

cojin

Se coloca en lo alto del ordenador y te pone musiquita (ego, te canta una nana) y tiene hasta despestador incorporado. Una joya.

Documentación en pdf

Vía Compradiccion

Technorati Tags: ,

48 records mundiales de natación

speedoG_468x706 

Me he quedado sorprendido al conocer la respuesta a una duda que me rondaba estos días, el por qué de 44 de los 48 records mundiales de natación en los JJOO Pekin – Beijing 2008.

Hay quién duda, insinuando dopaje, cómo el propio Carl Lewis, del equipo Jamaicano de velocidad en pista pero a mi me tenía intrigado cómo es que se han superado tan “fácilmente” tantos records en natación.

Al parecer la alta tecnología aplicada a los bañadores de los nadadores tiene mucho que ver. A un coste de 800 dólares y para sólo 5 usos antes de romperse, un bañador revolucionario tiene la responsabilidad de gran parte de las marcas realizadas, en concreto de 44 de 48 records de natación.

El bañador revolucionario es concretamente el Speedo LZR Racer y al menos, para admitir su uso en los JJOO el COI pidió garantías para que todos los nadadores por igual, pudieran usarlos. Otra característica curiosa de este invento es que entre 2 ayudantes tardan 20 minutos en vestir al nadador.

Vía Emilio Márquez

Etiquetas de Technorati: ,